DEFIENDE TUS DERECHOS EN LA HOSTELERÍA (Manifestación 14 de junio a las 19’30 horas)

DestacadoDEFIENDE TUS DERECHOS EN LA HOSTELERÍA (Manifestación 14 de junio a las 19’30 horas)

Manifestación 14 de junio

No consintamos más abusos.

Trabajar en la Hostelería significa realizar largas jornadas de trabajo que superan las 8 horas diarias, –muchas de ellas sin cotizar-, no descansar los dos días consecutivos que nos corresponden, no disfrutar de vacaciones o no recibir el pago por ellas, cobrar salarios bajos que casi nunca llegan a alcanzar el mínimo legal que determina nuestro convenio. Desempeñar un trabajo en el sector hostelero suele ser sinónimo de imposibilidad de conciliación de la vida familiar y laboral, así como disponer de contratos en fraude de ley, precarios y permanentemente eventuales. El trabajo en la hostelería suele ser sinónimo de cotizaciones a la Seguridad Social absolutamente insuficientes, el sufrir penosidades y enfermedades profesionales que no suelen ser reconocidas por la legislación vigente. Trabajar en una empresa del sector no significa tener un contrato con la misma, sino que a veces se tiene con una empresa externa de limpieza, siendo doblemente discriminadas por ser mujeres como en el caso de las Camareras de pisos (kellys); o con una negocio de venta de comida a domicilio… Estos, entre otros, son los ataques que históricamente sufrimos las trabajadoras y trabajadores de hostelería en Granada y en Andalucía, agravándose todavía más con la crisis que está sufriendo la clase obrera a raíz del Covid-19

Actualmente los ataques que sufrimos, lejos de ir reduciéndose, aumentan y se consolidan haciendo del Convenio Colectivo y la legislación laboral una suerte de papeles mojados que casi ningún empresario respeta. Por si fuera poco, estamos viviendo una etapa en nuestras vidas que ni siquiera nos imaginábamos: desde el 14 de marzo de 2020 muchas de nosotras, trabajadoras de la hostelería, hemos pasado a formar parte de los famosos ERTEs de fuerza mayor. Esta “solución coyuntural” que se sacó el gobierno de la manga no habría estado mal si todos los meses hubiéramos cobrado nuestros salarios completos normalmente, si no hubiéramos tenido que afrontar los gastos habituales (luz, gas agua..), alquileres e hipotecas abusivas que se llevan gran parte de nuestro salario, y todo ello teniendo en cuenta que nuestros ingresos son bastante inferiores (70% como mínimo de la nómina) y que, en muchos casos, nos estamos “comiendo” nuestro desempleo.

En realidad los ERTEs no dejan de ser unos parches para la problemática que atravesamos; partimos de muchos pagos en negro, buena parte de nuestro sector trabaja sin contrato bajo la economía sumergida y sufre de contratación fraudulenta y exageradamente temporal con la contratación de extras, que no sólo no están cubiertos por los ERTEs, sino que además se ven abocados a la extrema burocracia y la negación del tan aplaudido Ingreso Mínimo Vital que no llega para casi nadie y que no nos aporta recursos suficientes para poder vivir y eso sin contar con los muchos fallos en la gestión del SEPE

Desde el SAT siempre hemos lanzado la consigna de TRABAJO, CONVENIO Y SALARIOS, DIGNOS, reivindicaciones que el fraude y el abuso permanente impiden, al igual que la prometida derogación de la reforma laboral – que está haciendo estragos en este momento de crisis mediante ERES y despidos “objetivos”- y que no llega nunca.

Desde el Sector de Hostelería, pensamos que la solución se encuentra en el respeto estricto de nuestro convenio y efectuar contrataciones 100 % legales, lo que llevaría al respeto de nuestros derechos y a aumentar el porcentaje de trabajadoras y trabajadores contratados y con alta en la Seguridad Social, así como con un aumento en las Inspecciones de Trabajo, ya que muchos de los grandes empresarios hosteleros están aprovechando esta situación para mantener a sus trabajadores en medio ERTEs, trabajando jornadas enteras, e incluso saltándose las medidas sanitarias exigidas y elprotocolo COVID” poniendo en riesgo la seguridad de trabajadores y clientes

Además consideramos que tos trabajadores autónomos y comercios familiares que diariamente han sacado su trabajo adelante sin tener que explotar a nadie y generando ese necesario espacio popular de encuentro entre vecinas y vecinos deberían de recibir más ayudas para proteger ese patrimonio social, fomentando el comercio de barrio y cercano evitando la ruina

De la misma forma pedimos mano dura hacia todos los empresarios y empresas que, teniendo beneficios millonarios, siguen defraudando y no solamente se han beneficiado de los ERTEs, sino que están tratando de aplicar EREs completamente abusivos como, por poner dos ejemplos, en los Hoteles ABBA y Hesperia en Granada

Desde el Sector de Hostelería y Turismo del SAT estamos convencidos de que nos queda mucho por defender. La organización en el sindicalismo de clase es fundamental para hacer valer nuestros derechos.

Es hora de aplicar la TOLERANCIA CERO contra los abusos en el sector.

Sin denuncia y organización no lograremos que se respeten nuestros derechos.

EL LUNES 14 DE JUNIO NOS MANIFESTAMOS A LAS 19’ 30 HORAS, SALIMOS DESDE EL TRIUNFO, RECORREMOS EL CENTRO Y ACABAMOS EN LA PUERTA DEL HOTEL HESPERIA (junto a la plaza del Carmen).

SAT Granada.

Sector de Hostelería y Turismo.

No se vende

Hotel Hesperia Granada; por el mantenimiento de todos los puestos de trabajo.

Hotel Hesperia Granada; por el mantenimiento de todos los puestos de trabajo.

 

Hesoeriam 4

¡NO SE VENDEN!


Ni los puestos de trabajo ni los derechos ni la dignidad de las familias que dependen de su subsistencia del Hotel Hesperia Granada.
Desde hace meses, el Grupo Hesperia World y Desjust SL llevan realizando maniobras para intentar “deshacerse” de un hotel señero y absolutamente rentable de la cadena hostelera Hesperia.
Los y las trabajadoras de Hesperia Granada, como los del Hotel Hesperia Peregrino ( Compostela), Hesperia Zubialde (Bilbao) y Hesperia Donosti (desde aquí nuestro apoyo y solidaridad para todas y todos) , tienen la espada de Damocles del despido pendiendo sobre sus cabezas y todo por un cambio de política empresarial que, ahora, se orienta a los Hoteles ResortS y al turismo vacacional.
¡NO SE VENDE! Y por eso estamos en lucha por el mantenimiento del empleo, por los derechos que nos asisten.

#HosteleriaEnLucha

¡ VACUNAS PARA LOS PUEBLOS!

¡ VACUNAS PARA LOS PUEBLOS!

 

 

 

El pasado sábado 15 de mayo, militantes de SORTU descolgaban una pancarta en Granada desde la azotea de la empresa farmacéutica LAB0RATORIOS ROVI, exigiendo “vacunas para todos” y exigiendo la liberalización de las patentes dentro de la campaña desarrollada por esta organización vasca, .

En plena pandemia COVID, la historia parece repetirse: un abierto enfrentamiento entre quienes apoyan los derechos de propiedad intelectual en los medicamentos y los que piden acceso a fármacos más baratos para salvar vidas.

Ya ocurrió en 1998 cuando África se vio azotada por la epidemia de VIH y varios gobiernos del continente estaban pidiendo retirar las patentes de las farmacéuticas para poder obtener las medicinas que podían prevenir el Sida y evitar muertes.

Los países ricos, donde están basadas las farmacéuticas que producían esos fármacos, se negaron.

Y los costosos medicamentos antirretrovirales -que desde 1996 estaban disponibles en los países desarrollados- tardaron 10 años en llegar a los países de bajos ingresos a un precio accesible para todos.

Varios países de bajos y medianos ingresos están pidiendo a la Organización Mundial de Comercio (OMC) -el organismo que rige los acuerdos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio-, que se establezca una exención de estos derechos para poder producir masivamente y de forma accesible las vacunas de covid-19.

En efecto los expertos aseguran que para detener esta pandemia global se requiere de una respuesta global porque no se puede acabar con la crisis si sólo unos cuantos países tienen a su población vacunada de forma masiva.

Es por eso que se han presentado propuestas para que las farmacéuticas suspendan temporalmente las patentes de sus vacunas y compartan su conocimiento tecnológico para poder acabar con lo que los expertos llaman “apartheid de vacunas”.

¿Qué son las patentes?

Las patentes protegen la propiedad intelectual de un producto para que no pueda copiarse.

En la industria farmacéutica, cuando se descubre y desarrolla un medicamento, la empresa patenta su descubrimiento para que nadie más pueda fabricarlo.

Esto le permite controlar el precio y la producción, lo que a su vez puede generar precios elevados y medicamentos que son inaccesibles para los más pobres.

Una de las propuestas para acelerar la producción de vacunas, diseñada por la OMS, es el llamado C-TAP (Acceso Mancomunado a la Tecnología contra la covid-19).

Este es un mecanismo global para compartir de forma voluntaria conocimientos, datos y propiedad intelectual de tecnologías sanitarias para la lucha contra covid.

El C-Tap fue creado por la OMS en junio de 2020 y unos 40 países lo suscriben, pero como explica Raquel González, responsable de relaciones externas de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF), el programa hasta ahora ha tenido muy pocas respuestas.

“Al día de hoy no se ha compartido ninguna tecnología. No se ha compartido nada. Es decir la cartera de productos en el C-Tap está a cero”, señala González.

“Fue una iniciativa que de manera indirecta permitiría un aumento de la fabricación, particularmente en los países en desarrollo, pero ha tenido nula respuesta por parte de la industria farmacéutica, que en este caso es la titular de las patentes”, agrega González.

La otra forma de hacer que las farmacéuticas compartan sus tecnologías es la que presentaron Sudáfrica e India a la Organización Mundial de Comercio para suspender los derechos de propiedad intelectual de las vacunas mientras dure la pandemia.

El objetivo, explica Raquel González, es facilitar la transferencia de tecnología y el conocimiento científico para que los países en desarrollo puedan aumentar la producción de vacunas y hacerlas accesibles a sus poblaciones.

“Lo que plantean India y Sudáfrica es que hay laboratorios farmacéuticos y hay fábricas de producción que se podrían poner en marcha si se compartiera el conocimiento . Si no se comparte el conocimiento ahora mismo las únicas compañías que pueden fabricar la vacuna son las que tienen la patente”, señala.

Foto: SAT Granada.

¡Vacunas para el pueblo!

( Artículo extraído del diario  GARA -NAIZ).

Maider Lazkano y Gorka Maio
Miembros de Sortu

Debemos gritar a los cuatro vientos que las vacunas son del pueblo, un derecho de las personas de todos los continentes del mundo. Llamamos a las autoridades europeas a liberar las patentes de las vacunas.

Las imágenes que nos llegan de la India nos inquietan en los últimos días, golpeando con fuerza nuestra sensibilidad. El mundo está afectado por la pandemia del capitalismo. El sistema capitalista nos presenta su cara más oscura: colapso ecológico, económico y de civilización. Consecuencias de su lógica de acumulación son, tanto la expansión violenta del covid-19 como la gestión economicista de la pandemia. Al fin y al cabo, el modelo de desarrollo del capitalismo es una especie de virus para nuestro planeta.

La concentración económica, la globalización y la mercantilización están en la base de las guerras, catástrofes económicas y financieras, sanitarias y ecológicas que padecemos en la actualidad. Hemos vuelto a niveles de incertidumbre que no vivíamos hace mucho tiempo, especialmente en las naciones de Europa y del Norte de América. Este tipo de catástrofes pandémicas son más comunes en los países del Sur, donde la ausencia de infraestructuras y servicios públicos hacen que cualquier contratiempo se convierta en un cataclismo.

Es una opinión cada vez más extendida que la crisis sanitaria global se está convirtiendo en un acelerador de tendencias sociales, ideológicas y económicas. Las desigualdades sociales han aumentado y se han hecho más visibles debido a la pandemia, tanto a nivel global como en el seno de los sectores sociales de los diferentes países, aumentando la brecha existente y empujando a miles de ciudadanas al abismo de la pobreza. También debemos ser conscientes de que algunos sectores han sufrido de forma mucho más directa la crisis sanitaria. Porque la perdida de su trabajo ha tenido efectos inasumibles para su supervivencia económica, pero también porque la propia enfermedad les ha golpeado más directamente, mientras los gobiernos de los países autodenominados «avanzados» miran para otro lado.

Comprender la dimensión social de la pandemia es clave. Si queremos alejarnos de esta lógica capitalista es necesario dar respuesta a las situaciones emergencia económica y social agravadas en esta crisis sanitaria mundial. Poniendo en el centro de la vida el cuidado tanto de personas como del planeta.

Al mismo tiempo, ahora que la enfermedad está matando a millones de personas a nivel mundial, el pensamiento de las autoridades políticas, bancarias y multinacionales sigue sin cambiar. La élite internacional no apuesta por reforzar un sistema de salud público y universal que valore por igual todas las vidas, sino que continúa haciendo negocio con el sufrimiento y el dolor humano. Siguen acumulando capital utilizando la emergencia sanitaria mundial.

La implantación de situaciones de emergencia, en el llamado primer mundo, más que para primar la salud de la ciudadanía, ha sido entendida por las élites políticas y económicas como una oportunidad económica para la transferencia de fondos públicos a empresas privadas. Las farmacéuticas que están produciendo la vacuna contra el covid-19, están siguiendo la lógica mercantil del sistema capitalista, sacando enormes beneficios económicos con la salud de las ciudadanas del mundo.

Pedimos soberanía para Euskal Herria para poder responder a esta crisis sanitaria con todos los recursos y también para poder garantizar la vacunación de todas nuestras ciudadanas. Al mismo tiempo, es necesario profundizar en la solidaridad internacionalista, en voz alta, reforzando el imaginario socialista frente a las desigualdades sociales. Porque la salud es un derecho de todas las personas del mundo; porque las investigaciones financiadas con dinero público son del pueblo; porque querer hacer negocio con la salud de la ciudadanía en medio de una pandemia es un crimen contra los derechos humanos.

Por todo esto, debemos gritar a los cuatro vientos que las vacunas son del pueblo, un derecho de las personas de todos los continentes del mundo. Llamamos a las autoridades europeas a liberar las patentes de las vacunas. Para ello, os animamos a firmar a favor de la campaña que el grupo de izquierda del Parlamento Europeo GUE-NGL esta impulsando a favor de la vacuna gratuita, pública y universal (https://noprofitonpandemic.eu/es/). Porque socializando la producción de vacunas se podrá hacer una distribución justa y equitativa, todavía podemos proteger millones de vidas.

Por último, os animamos a seguir luchando por un mundo más justo. La lógica internacionalista de la izquierda abertzale desde su fundación se ha materializado en una premisa: Hamaika herri, borroka bakarra! Askatasunaren bidean, lehenik herria (¡Once pueblos, una sola batalla! En el camino de la libertad, primero el pueblo).

1º de Mayo: Resumen de la jornada.

1º de Mayo: Resumen de la jornada.

Foto: Víctor Mercury
1 º de Mayo 2021 Granada. Foto de Víctor Mercury

Este primero de mayo volvimos a concurrir a la cita de la manifestación del 1º de Mayo, día internacional de la Clase Trabajadora en Motril y en Granada.

La clase trabajadora andaluza se enfrenta a unas horas aciagas en cuanto a lo que se refiere a su condiciones laborales y a un futuro, cada vez más negro, que afrontamos las mujeres y hombres andaluces que cada mañana nos levantamos acosados por la incertidumbre, la amenaza real del desempleo sufrido o por sufrir, la precariedad, los salarios miserables, etc y todo lo que esto lleva aparejado. Por si fuera poco, con la excusa de hacer frente a la actual pandemia y la crisis económica de turno que nos ha traído con ella, se nos vuelve a pedir a trabajadores trabajadoras más sacrifico y resignación.

Todas estas miserias económicas y organizativas que sufrimos los y las trabajadoras se dan en nuestra tierra, Andalucía, siempre a la cola de todo lo socialmente bueno y a la cabeza en cuanto desigualdades, pobreza e injusticias. Una tierra que es nuestra madre y que vive presa de gobiernos ajenos a los intereses reales de sus hijas e hijos y de un sistema económico neo-liberal que nos arrebata nuestras riquezas para ponerlas en manos de una élite conformada por aquellos que pretenden manejar los designios del mundo.

1 de Mayo en Motril. Foto SAT Motril

https://fb.watch/5eaTWY1FLQ/

Los jóvenes no tiene acceso al empleo o, si lo hacen es en unas condiciones que les impide emanciparse de los hogares familiares que, en muchos casos, siguen siendo la única célula sobre la que se sustenta la supervivencia de sus miembros. Andalucía ve enajenado su campo y sus recursos naturales a manos de empresas que utilizan nuestro territorio como punto de salida para sus actividades especulativas de toda índole y donde nunca retornan los multimillonarios beneficios que desde aquí se obtienen. La industria ni la hemos visto nunca ni se le espera.

Las mujeres ocupan los empleos peor pagados, sufren diariamente la discriminación de género y, en muchas ocasiones, son víctimas de la violencia y el asesinato.

   

Por todo lo expresado anteriormente y que sólo es un sucinto resumen de nuestras realidades, desde el SAT de Granada ante este Primero de Mayo, día internacional de la Clase Trabajadora, se llamó a la movilización y a la organización. Es imprescindible una clase trabajadora fuerte, organizada y sin miedo. No vamos “ a comprar” el discurso de que “ante la crisis todos estamos juntos”, mientras somos la mayoría quienes perdemos y unos pocos los que se benefician. Es urgente imponer mediante la movilización un programa de urgencia social que responda a las necesidades de los y las trabajadoras y de la juventud. Las políticas de los gobiernos actuales no van en ese sentido y sin partidos y sindicatos genuinamente andaluces y que pongan fin a los desmanes que cada día se cometen sobre los campos ,las ciudades y los y las trabajadoras andaluzas, no tendremos futuro.

Tanto en Motril, como en Granada participaron compañeras y compañeros de los diversos sectores en lucha: limpiadoras, trabajadoras de Ayuda a Domicilio, de la Universidad de Granada, Hostelería y Turismo, etc.

Mención especial merece el cortejo en la manifestación de Granada de las y los trabajadores del plan INFOCA comunicado infoca(Agencia del Medio Ambiente y Agua – AMAYA ) que, también intervinieron al final de la manifestación y de los empleados públicos en lucha por la “fijeza” en sus puestos de trabajo.

En el seno de la manifestación unitaria de Granada y tras la pancarta de cabeza, marchaban los compañeros de la sección sindical del INFOCA y un numeroso grupo de bomberos forestales presos y presas de la interinidad permanente y de la competencia desleal por parte de los militares de la UME . A continuación la, ya tradicional, pancarta de Hostelería desde donde atronaron los gritos al paso frente al Hotel ABBA cuya plantilla en su totalidad se haya presa de un despido colectivo (ERE) comunicado hace unos días.

La lucha no debe circunscribirse a un día en concreto. El 1 de Mayo de este 2021 debe ser el punto de arranque ante una movilización permanente que nos lleve a recuperar nuestros derechos, reducir la jornada laboral, exigir trabajo justo y estable y unificar luchas y conflictos.

Ante nosotros tenemos varias movilizaciones como son la demanda de un funcionamiento correcto y justo de los Juzgados de lo Social (20 de mayo), la huelga general de los trabajadores públicos por su fijeza en el puesto de trabajo (28 de mayo) o la movilización estatal de las Plataformas de pensionistas (29 de mayo).

¡ Salgamos, pues, a las calles!

¡Defendamos nuestros derechos!

Foto: Víctor Mercury

Hostelería en lucha. 27 de abril 14’00 horas El Tablón Verde.

Hostelería en lucha. 27 de abril 14’00 horas El Tablón Verde.

Este martes 27 de abril , entre las 14:00 y las 16:00, volvemos a concentrarnos delante del local de El Tablón Verde en la calle ARABIAL 69, para seguir denunciando la situación de explotación que sufre la plantilla desde hace largo tiempo y luchar por la readmisión de nuestras compañeras y delegadas sindicales  Lidia y Victoria, así como para exigir el pago de lo que se debe a las trabajadores y trabajadoras.

Exigir nuestros derechos no es “querer hundir un negocio”. No vamos a tolerar más amenazas de cierre, o frases del tipo “ya te pagaré”. No consentiremos ni un abuso más de la patronal, ni un despido más por luchar por los derechos de la clase trabajadora.

 

https://duckduckgo.com/?t=ffnt&q=Calle+Arabial+69+Granada&iax=images&ia=images&iai=https%3A%2F%2Fimg3.idealista.com%2Fblur%2FWEB_DETAIL_TOP-L-L%2F0%2Fid.pro.es.image.master%2F37%2F76%2Fef%2F770401551.jpg&iaxm=maps

 

Carta abierta de una trabajadora de Ayuda a Domicilio

Carta abierta de una trabajadora de Ayuda a Domicilio

A continuación reproducimos la “carta abierta· remitida por nuestra compañera Saadia, trabajadora de Ayuda a Domiclio, al diario IDEAL de Granada:

He sido hasta hace unos días trabajadora de ayuda a domicilio en la empresa que presta ese servicio para el Ayuntamiento de Granada: ARQUISOCIAL.

            En los casi seis años que he trabajado con ellos, con un contrato de diez horas/día los sábados y domingos, me han hecho trabajar multitud de horas extras en días festivos ajenos a mi contrato (todos los festivos de Navidad, Semana Santa, cualquier festivo que no cayera en sábado y domingo) sin pagarme ni una hora. Mi salario es de menos de 6 euros la hora, y eso en meses en que solo hayamos trabajado sábado y domingo. Las horas extras que me obligaban a hacer, nunca me las pagaron ni me las compensaron de cualquier otra manera (con días añadidos de vacaciones ni nada similar). Me obligaron a hacer servicios que necesitarían al menos dos personas, porque la persona asistida pesa mucho, o tiene  problemas graves de desequilibrio mental y es peligrosa, o está recién operada y es peligroso moverla, etc., y hay que lavarla, vestirla, moverla, llevarla al aseo, darle de comer, etc. etc.  Eso hacía que nuestro servicio (el mío y el de compañeros/as en igual situación) sea peligroso tanto para la empleada que tiene que asistir, como para la persona asistida.

            En todo el tiempo de pandemia, todo el material de protección que me han dado, y tarde, han sido dos mascarillas quirúrgicas (en dos años). Tuve el covid, del que todavía arrastro secuelas, y en mi baja médica incluso tuvieron la desfachatez de que el doctor de la empresa me llamara para presionarme a ir a trabajar, a pesar de mi baja médica.

            El 2 de este mes de marzo, superada física y emocionalmente y con una profunda crisis personal, decidí darme de baja de la empresa presentando un escrito  en el que explicaba los motivos de mi renuncia a trabajar con ellos. Pero me obligaron a entrar a solas en una sala y entre tres empleados de la oficina me presionaron para firmar un escrito alternativo de renuncia, a mano, en el que solo hiciera constar mi deseo de renunciar a trabajar en la empresa, sin explicar motivo alguno.

            No creo que el servicio que presta esa empresa tenga un mínimo de calidad; ni siquiera de humanidad, tanto para los empleados como para los asistidos. Y puesto que  el Ayuntamiento de Granada los ha subcontratado para hacer el servicio de asistencia a domicilio, tiene también responsabilidad de que se haga dignamente.

            Le agradeceré mucho que dé a conocer en su periódico en la sección Cartas al Director lo que viene ocurriendo en la prestación del servicio de ayuda a domicilio de la ciudad de Granada

            En Granada, a 5 de marzo de 2021.

Saadia Fatih Krid.

Exempleada de Arquisocial en el servicio de ayuda a domicilio de Granada.

Presentamos nuestra App “SAT Granada”

Presentamos nuestra App “SAT Granada”

Desde la Unión Territorial del SAT de Granada, os presentamos nuestra App para Android.

Esta herramienta pretendemos que sea de gran utilidad para todos los afiliados, militantes y simpatizantes del sindicato. Desde la misma se puede acceder a a contenidos relacionados con Sectores como la Hostelería, Empleadas de Hogar, Campo, Área de Mujeres, etc.

También se puede acceder a la Guía de trabajadoras y trabajadores del Campo, Guía de Elecciones Sindicales, Laboral etc y es posible realizar consultas con la asesoría laboral del sindicato, afiliarse (rellenando la ficha) y tener acceso al canal de YouTube del SAT (Acción Sindical SAT Granada), a noticias de actualidad sindical y social o a las publicaciones de Facebook, Twitter o el propio blog del SAT de Granada.

Esta que os presentamos es la primera edición de la App que vamos a ir mejorando con nuevas versiones y actualizaciones que vayan enriqueciendo, ampliando y haciendo más completa la aplicación y aportando nuevas utilidades y servicios para todas y todos los que estáis comprometidos con el sindicalismo alternativo y de clase 100% andaluz .

¡ Vamos avanzando y construyendo sindicato y aportando herramientas autogestionadas hechas desde la clase obrera para la clase obrera!

Todo ello es gratuito: te puedes descargar la aplicación para Android en Google Play.

https://play.google.com/store/apps/details?id=app.sat.satgranada

 

8 de marzo combativo. Las mujeres trabajadoras granadinas toman las calles.

8 de marzo combativo. Las mujeres trabajadoras granadinas toman las calles.

Pese a la lluvia y los intentos desmovilizadores del la Subdelegación del Gobierno y la mayoría de la derecha política y la socialdemocracia gobernante y sus esbirros (incluidos CCOO, UGT, etc) las trabajadoras granadinas han vuelto a tomar las calles de nuestra ciudad en una doble convocatoria, además de las que han protagonizado en centros de trabajo, barrios, etc.

Por la mañana y partiendo del “Palacio Müller” sede de la Subdelegación del Gobierno, los sindicatos SAT, y USTEA y la unión estudiantil USE, han protagonizado la marcha sindical que ha recorrido las principales calles de la capital y a la que se han ido uniendo trabajadoras y trabajadores que han secundado la Huelga Feminista, así como otras organizaciones.

Por la tarde ha partido la gran marcha unitaria que ha congregado a miles de mujeres bajo una pertinaz lluvia y que ha concluido en el granadino paseo del salón, marco de las movilizaciones históricas en nuestra ciudad.

Durante todo el día, centros de trabajo, empresas y diversas dependencias de las administraciones publicas han echado el cierre y otros han comprobado que la Huelga Feminista ha sido secundada por miles de trabajadoras en el territorio granadino a pesar del boicot dictado por el gobierno y la derecha política y que CCOO, UGT, CSIF y otros sindicatos no han dudado en obedecer como buenos apagafuegos sociales y revienta huelgas.

La lucha feminista es imparable y el futuro por una sociedad más justa e igualitaria tiene unas claras protagonistas: las mujeres que luchan a través del feminismo combativo y de clase.

Las familias C.P. del Andrés Segovia protestan ante el excesivo frío en las aulas del colegio.

Las familias C.P. del Andrés Segovia protestan ante el excesivo frío en las aulas del colegio.

WhatsApp Image 2020-11-13 at 12.19.03

Las familias del Andrés Segovia irán a la Plaza del Carmen ante el excesivo frío en las aulas del colegio. y exigen al Alcalde Luis Salvador que reciba a las familias del Andres Segovia y arregle inmediatamente el problema de las bajas temperaturas en el centro.

Tal y como ha ocurrido a lo largo del mes de Noviembre, el próximo lunes 16 la Asociación de Madres y Padres del Colegio Público Andrés Segovia ha convocado una nueva huelga de familias para exigir una solución urgente que evite el frío que están sufriendo 200 niños y niñas. En este caso acudirán a la Plaza del Carmen ya que el Alcalde de Granada, Luis Salvador sigue sin resolver el problema de las bajas temperaturas en las aulas.

Las movilizaciones de las últimas semanas han obligado a que la Junta de Andalucía inicie con celeridad el proceso para instalar una nueva caldera, pero mientras tanto las temperaturas de las aulas son excesivamente bajas, llegándose a medir 15 grados a primera hora, una temperatura inaceptable para niños y niñas de 3 a 12 años, y menos todavía para el alumnado de educación especial. Según la presidenta del AMPA, Patricia Rodríguez, “en la Junta nos han prometido que las obras se van a ejecutar en Navidad, pero necesitamos soluciones urgentes para evitar que en los dos próximos meses nuestros hijos e hijas enfermen o se contagien de COVID a causa del excesivo frío que hace en las aulas”.

El pasado miércoles representantes del AMPA se reunieron con el Concejal de Salud y Educación, el pediatra Carlos Ruiz Cosano, a quien exigieron que el Ayuntamiento actúe con urgencia para evitar el frío extremo en las aulas y el peligro de infección que conlleva. Las familias solicitaron al responsable de la salud y la educación en Granada la instalación de temporizadores para que las estufas eléctricas suministradas a la escuela puedan empezar a funcionar a las 7 de la mañana con la intención de que a las 9 cuando lleguenLas familias del Andrés Segovia irán a la Plaza del Carmen ante el excesivo frío en las aulas del colegio. los niños y niñas las aulas puedan estar caldeadas. Así mismo, las representantes de la AMAPA plantearon la posibilidad de utilizar otro tipo de estufas para evitar que con la ventilación la temperatura baje demasiado como ahora ocurre por la falta de capacidad de la instalación eléctrica. Según afirman desde el AMPA, “ambas soluciones, la instalación de temporizadores y estufas, son sencillas y baratas, así que no entendemos por qué a día 13 de Noviembre el Ayuntamiento aún no las ha suministrado a este colegio público. Estamos seguras de que en su despacho el Alcalde Luis Salvador no pasa frío, y eso es profundamente injusto para los 200 niños y niñas que acuden a una clase helada todas las mañanas. Así que el lunes vamos a ir al Ayuntamiento con nuestros hijos y nuestras hijas para exigir que el Alcalde nos reciba y solucione inmediatamente un problema del que es responsable junto con el Presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla”.

AMPA “AMANECER” Email: cpampandresegovia@gmail.com Teléfono: +34 644 57 98 37

7 de Noviembre, manifestación por la Sanidad y la Educación Públicas.

7 de Noviembre, manifestación por la Sanidad y la Educación Públicas.
Desde el SAT de Granada te invitamos a participar en la manifestación organizada por las Marchas de la Dignidad por una sanidad y una educación públicas, por la defensa del empleo y de los servicios públicos, por una renta básica de emergencia, por una vivienda digna y los suministros básicos. El acto tendrá lugar el 7 de noviembre a las 12’00 horas y arrancará desde la Plaza del carmen.

POR UNA SANIDAD Y EDUCACIÓN PÚBLICAS EN DEFENSA DEL EMPLEO Y DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS POR UNA RENTA BÁSICA DE EMERGENCIA

En estos tiempos difíciles queremos mostrar, en primer lugar, nuestra solidaridad con las personas enfermas, así como transmitir nuestras condolencias a las familias de las víctimas. La pandemia de la Covid-19 nos ha enseñado muchas cosas en las que tenemos que basarnos para construir nuestro futuro. Nos ha vuelto a enseñar el valor de los servicios públicos, de la Sanidad, de la Educación, de los Servicios Sociales y las Pensiones Públicas, de los sectores agroalimentario, del comercio y del transporte. ¿Qué hubiera sido de la mayoría de la población sin esos servicios?

Desde el reconocimiento a las trabajadoras y los trabajadores públicos del sector sanitario por su entrega, esfuerzo y compromiso exigidos por la crisis de salud, así como al resto de personas trabajadoras de los demás sectores y servicios esenciales, que han demostrado quienes son imprescindibles para el funcionamiento de nuestras sociedades, hacemos un llamamiento a la movilización, en esta ocasión, en defensa de la Sanidad y la Educación públicas, para que nunca más haya recortes, para recuperar todo lo que se ha recortado y devolver a lo público todas las privatizaciones para garantizar que los servicios básicos lleguen a toda la población.

La crisis de 2008 del sistema económico y social capitalista intensificó la explotación de las trabajadoras y trabajadores, con recortes en los sueldos, aumento de la jornada laboral, la extensión de la precarización del empleo y la pérdida de derechos laborales y sociales. Al mismo tiempo se desarticularon servicios públicos esenciales con recortes de plantillas y presupuestarios y con las privatizaciones. En definitiva, empeoraron todavía más las condiciones de trabajo y de vida de la mayoría social trabajadora.

La nueva crisis derivada de la pandemia actual ha consolidado la precariedad laboral en la que se asentó la salida de la anterior crisis, ha incrementado el paro hasta porcentajes alarmantes, especialmente en los colectivos de mujeres y jóvenes, la mayoría sin ningún tipo de protección. Hay miles de andaluzas y andaluces al borde de la exclusión social, que se sumarían a todas las personas que ya se encuentran en esa situación, de ahí la importancia de blindar y hacer efectivas las medidas de protección social. Para combatir todas estas realidades exigimos la implantación de la Renta Básica y, de manera inmediata, la implantación de la Renta Básica de Emergencia.

La pandemia nos ha demostrado el valor de las personas trabajadoras para mantener a flote la sociedad. Por eso, el modelo económico y social que debe construirse tras la pandemia debe estar basado en el reconocimiento de los derechos laborales y sociales, en primer lugar el derecho al trabajo y a un sueldo digno, en poner fin a la precariedad laboral, en la igualdad real de hombres y mujeres en salarios y condiciones laborales, en la eliminación de todas las normas que han recortado los derechos de las trabajadoras y trabajadores, en la garantía de ingresos suficientes para todas las personas.

En nuestra tierra, es imprescindible que desde las instituciones se ayude a los municipios de acogida de trabajadores y trabajadoras temporeras a adaptar sus servicios públicos a la demanda estacional, y garantizar el acceso a una vivienda digna para la población migrante. Especialmente importante es exigir campañas de concienciación y medidas de sanción, denuncia y control para evitar abusos y agresiones sexuales a mujeres temporeras y exigiendo al gobierno central, con carácter urgente, la regularización de todas las migrantes, como primera medida que puede permitir garantizar su acceso a derechos sociales y laborales.

La pandemia nos ha demostrado también la debilidad de la estructura económica y los servicios públicos de Andalucía. Nos ha confirmado los graves problemas que supone la deslocalización de la producción en busca de mayores beneficios donde se paguen menos salarios y haya menos derechos laborales, la dependencia exclusiva de un sector servicios basado en bajos salarios, pocos derechos y gran desigualdad de trabajadoras y trabajadores, y la falta de una planificación económica que garantice la soberanía productiva de nuestra tierra. Apostamos por un desarrollo

1

industrial y agroalimentario andaluz basado en el desarrollo tecnológico y medioambiental, en la I+D+i. Rechazamos volver a un mundo donde los cierres de empresas se decidan en función del mayor beneficio de sus accionistas, y a costa de los puestos de trabajo.

La ciudadanía no puede permitirse una “reconstrucción” que genere más desigualdades, por tanto, el modelo económico y social debe basarse en los intereses de la inmensa mayoría de la población, basado en buenos servicios públicos de calidad y dotados de personal y presupuesto suficiente, en planes de empleo público, un orden que defienda a las personas mayores, que garantice la igualdad de hombres y mujeres y un futuro para la juventud. Un nuevo modelo que atienda la emergencia climática y respete la naturaleza. Y que financien este cambio los que más tienen, la minoría del 1% que tiene más del 30% de la riqueza del país. Todo ello desde una perspectiva de defensa de los intereses y el futuro de Andalucía.

Sin embargo nada de esto está ocurriendo ni en Andalucía ni en el conjunto del Estado. Los servicios públicos, y en especial nuestro sistema sanitario, están en una situación de debilidad estructural como consecuencia de años de políticas neoliberales de recortes y privatizaciones. Las carencias en materia de personal sanitario y de infraestructuras siguen siendo prácticamente las mismas a las de la primera ola de la pandemia. Es inadmisible. Seguimos sin camas y sin sanitarios suficientes a la vez que muchas niñas y niños están en nuestras escuelas sin que se cumplan las medidas básicas de distanciamiento físico, al igual que ocurre en la gran mayoría de los centros de trabajo y en los transportes públicos. Medidas llevadas a cabo por parte del gobierno central no han respondido suficientemente a las necesidades reales de la mayoría, en relación a la prohibición de los despidos, las enormes dificultades para acceder al Ingreso Mínimo Vital, etc. Las cuantiosas subvenciones a empresas y una hibernación económica que apenas duró 9 días muestran una vez más que los beneficios de la patronal parecen valer más que las vidas de los y las trabajadoras. Y por si todo esto fuese poco, un horizonte preocupante con anuncios que ponen en peligro nuestras pensiones y nuestros salarios. Basta ya de concesiones a la patronal y al capital. Hay que enfrentarse a los intereses de los que acaparan las riquezas. No al pago de la deuda, devolución de los 65.000 millones del rescate bancario y todos los medios de la sanidad privada a disposición de la sanidad pública.

Defendemos una sociedad con energías limpias y sostenibles, cuya producción sea respetuosa con el medioambiente, que garanticen unos precios asequibles para todos y no sean un elemento más de lucro para los poderosos a costa de los más débiles. Exigimos una sociedad que ponga fin, de una vez, a todo tipo de violencia contra las mujeres.

Nada de lo que necesitamos nos lo van a regalar. Como con todos los derechos, hay que movilizarse para conseguirlo. Por eso llamamos a una movilización andaluza, descentralizada en las provincias, el próximo 7 de noviembre por la Sanidad y la Educación públicas y por el Empleo digno. Por una renta básica de emergencia.

Con las necesarias medidas sanitarias de protección, volvemos a las calles.