CONFLICTO COLECTIVO CONTRA CLECE, POR NUESTRA SALUD Y POR NUESTROS DERECHOS.

El miércoles 14 de abril, se celebran la vista y testifical de la demanda de conflicto colectivo presentada por la sección sindical en la Ciudad Sanitaria Virgen de las Nieves de Granada del Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras (SAT) frente a CLECE, S.A.

Los compañeros y compañeras (muy mayoritaria la presencia de ellas en la plantilla) del SAT en los centros sanitarios públicos que se engloban en la Ciudad Sanitaria citada llevan años peleando por una serie de derechos básicos que desde la dirección de CLECE – y con la connivencia del Servicio Andaluz de Salud, la dirección del centro hospitalario y CCOO – se les niegan permanentemente.

El derecho a un local sindical, la entrega de la ropa de trabajo que les corresponde por convenio colectivo, disponer de un recinto donde poder descansar y sentarse mientras transcurre el “tiempo de bocadillo”, la negativa a dejarles participar en el Comité de Salud Laboral, etc no son más que unos pocos de los derechos que se les sustraen a las mujeres y hombres que cada día se ocupan de la limpieza y el saneamiento de unas instalaciones sanitarias que se han visto en los pasados meses saturadas de pacientes y plenas de injusticias desde hace años.

Pero si existe una demanda reiterada y que adquiere una dimensión e importancia capital en tiempos de pandemia, esa es la de que CLECE debe lavar y desinfectar la ropa de trabajo de todas y todos los trabajadores que desempeñan sus funciones en la limpieza sanitaria. La cuestión de que el gigante empresarial, CLECE, cumpla con lo dispuesto en el art. 7 del Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo en relación con los limpiadores, se ha convertido en una lucha de largo recorrido que preocupa sobremanera a los delegados del SAT en la empresa.

La realidad es que CLECE se hace cargo del lavado y descontaminación de la ropa de trabajo de los limpiadores que se ocupan de la manipulación de residuos ( una minoría), pero no se hace cargo del lavado y descontaminación de la ropa de trabajo del resto de limpiadoras. Sin embargo,CLECE debe encargarse de la limpieza y descontaminación de la ropa de trabajo de todos los limpiadores, porque todos están expuestos a riesgos Biológicos durante la realización de sus tareas de limpieza.

Desde el año 2014 la Inspección de Trabajo ha conminado y sancionado reiteradamente a CLECE por negarse a cumplir por lo dispuesto en la ley y que a causa de ese incumplimiento, en la actualidad y en tiempos de Covid, obliga a las trabajadoras a transportar uniformes contaminados en transportes públicos y privados hasta que llegan a sus casas donde deben acometer las tareas de el lavado de la ropa de trabajo. La empresa «echa cuentas» y prefiere seguir pagando multas a cumplir con la legalidad y dejar de poner en riesgo a trabajadores y pacientes.

El artículo 7 del Real Decreto 664/1997 de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo dispone en su punto 3:” Al salir de la zona de trabajo, el trabajador deberá quitarse las ropas de trabajo y los equipos de protección personal que puedan estar contaminados por agentes biológicos y deberá guardarlos en lugares que no contengan otras prendas”.

Y en su punto “4. El empresario se responsabilizará del lavado, descontaminación y, en caso necesario, destrucción de la ropa de trabajo y los equipos de protección a que se refiere el apartado anterior, quedando rigurosamente prohibido que los trabajadores se lleven los mismos a su domicilio para tal fin.”

Y el art. 4.5 del Real Decreto 664/1997, señala que “si los resultados de la evaluación revelan que la actividad no implica la intención deliberada de manipular agentes biológicos o de utilizarlos en el trabajo, pero puede provocar la exposición de los trabajadores a dichos agentes, se aplicarán las disposiciones de los artículos 5 al 13 de este Real Decreto, salvo que los resultados de la evaluación lo hiciesen innecesario.

De lo expuesto en el apartado de hechos de la demanda presentada por el SAT se desprende sin ninguna duda el incumplimiento por parte de CLECE de lo establecido en los artículos 7.4 y 4.5 del Real Decreto 664/2017, puesto que debiendo encargarse del lavado y descontaminación de la ropa de trabajo, no lo hace.

Igualmente, CLECE incumple la normativa de Prevención de Riesgos Laborales creando un riesgo grave para la integridad física y la salud de los trabajadores afectados porque de la Evaluación de Riesgos Laborales de los centros de trabajo se constata que todos los limpiadores están expuestos a riesgos biológicos.

Junto con las denuncias ante la Inspección de Trabajo y que ya se manifiestan como insuficientes y poco efectivas para obligar al cumplimiento de la Ley, el compañero del SAT en el comité de empresa y la representante del sindicato al frente de la sección sindical, junto con las afiliadas del sindicato, han presentado denuncias ante la fiscalía, celebrado ruedas de prensa y organizado diversos actos de denuncia pública, para acabar presentando un Conflicto Colectivo que habrá de resolverse el miércoles 14 de abril.

Dato curioso y de destacar es el comportamiento cómplice de CCOO -con mayoría en el comité de empresa- que es el mejor aliado de CLECE: maniatando a las trabajadoras, acallando sus protestas, monopolizando el Comité de Salud Laboral en beneficio de la empresa y negándose a adoptar resoluciones que terminen con los abusos del especulador multimillonario Florentino Pérez.

La última y sorprendente actuación de los encargadíllos de Comisiones Obreras ha sido la de escenificar un acuerdo con CLECE mediante el cual se lavará y desinfectará la ropa de algunas trabajadoras, a voluntad del empresario y previa aceptación de las solicitudes que se presenten. Esto se ha hecho ante la inminente llegada del día en que en los juzgados de lo Social de Granada se dirimirá en conflicto planteado por el Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores.

«Con el SAT Andalucía no se vende, es una de las consignas sindicales de nuestra organización: no se vende ni nuestra tierra, ni los derechos y la dignidad de las mujeres y hombres que desde sus puestos de trabajo llevan años haciéndose cargo de un servicio fundamental como es la limpieza de las instalaciones sanitarias, trabajo que durante estos tiempos de pandemia ha pasado a convertirse en trascendental para toda la sociedad andaluza.

Sección Sindical del SAT en CLECE , Ciudad Sanitaria Virgen de las Nieves, Granada,

LO QUE SE ESCONDE AL OTRO LADO DE LA LÍNEA

LO QUE SE ESCONDE AL OTRO LADO DE LA LÍNEA

Suena tu teléfono, y una cálida voz, que por regla general es de mujer, te ofrece un maravilloso producto o servicio que hasta ese momento tú no sabías que necesitabas. Atiende a todas y cada una de tus palabras generando un clímax de confianza, que convierte una fría llamada en una atención totalmente personalizada.

Sin duda, se requiere de mucha profesionalidad para hacer esto reiterativamente llamada tras llamada, sin descanso y con un margen de segundos para clasificar o agendar la última llamada y dar paso a la siguiente. Para mantener la “sonrisa telefónica” durante una dura jornada marcada al ritmo de los “no me interesa”, “te voy a denunciar”, “sois unas pesadas”, “deja ya de molestar h… de p…”. Y soportar la presión que ejerce sobre ti tu coordinador porque no llegas a los objetivos con la inminente amenaza de despido a tus espaldas.

Este es el día a día de una trabajadora en el sector del telemarketing. Solo tenemos que analizar las condiciones objetivas que se vienen dando en los llamados Call Centers (centros de llamadas) o en su nueva y “ventajosa” modalidad de teletrabajo, para deducir que una vez más, la precariedad tiene rostro de  mujer.

Portada del sexto número de la revista El Duende, publicado el 7 de diciembre de 1913: incluía un reportaje sobre las precarias y abusivas condiciones laborales de las telefonistas. Más de 100 años después, las cosas siguen igual.

Contratos a tiempo parcial de 20 a 30 horas con salarios de miseria

El salario medio de una teleoperadora oscila entre los 400 y los 800 euros de media. No son pocas las mujeres que tienen que sustentar a sus familias con esta miseria perpetuando su situación precaria y de pobreza.

Sin embargo, se anuncia a bombo y platillo en los medios la proliferación de estas empresas, Como UNISONO, SITEL, COMDATA, KONECTA… “Pro y feministas” que generan empleo pensando en las mujeres que tienen que conciliar su vida laboral con el ámbito doméstico y de cuidados.

Lo que no dicen estos medios es el discurso que estas empresas se reservan para sus colmenas telefónicas: “No podemos ampliaros la jornada porque a partir de “X” horas dejáis de ser productivas”…, “si tenéis que cerrar alguna venta fuera de horario laboral es asunto vuestro, entendemos que tenéis que llegar a los objetivos pero ese tiempo de trabajo no se remunera”… “Sois unas privilegiadas, trabajáis pocas horas y tenéis un salario fijo más los incentivos”.

Esta última sentencia se merece un punto y aparte para aclarar, a quienes no conocen el funcionamiento interno de este sector, cómo funcionan los incentivos por objetivos. Por un lado, siempre se cobran a posteriori, es decir, al mes siguiente, y si te despiden antes no los ves. Y por otro lado, desde hace relativamente poco tiempo se ha implantado el sistema de puntos, de manera que tú no recibes dinero por tus objetivos, sino que se te asigna una cantidad de puntos que tú puedes canjear en una página web que la empresa pone a tu disposición con una serie de artículos (elípticas, televisores, viajes…) para que los compres o los canjees pagando una tarjeta donde puedes ingresar el dinero que compres.

No es difícil entender que para una trabajadora que no llega a final de mes no es precisamente motivacional comprar un aparato de última tecnología cuando no puede llenar su frigorífico para comer.

Síndrome crónico de estrés

Hilando con el apartado anterior, hemos de señalar este sistema de incentivos como una de las principales fuentes causantes del estrés, la ansiedad y los ataques de pánico que sufren diariamente las trabajadoras de este sector, siendo un 30% del total de las empleadas las que padecen un síndrome crónico de estrés.

Es un hecho que si no cumples los objetivos, es decir, si no eres “productiva”, suena “la llamada exprés del despido”.

Caeríamos en la simplicidad si justificáramos el alto índice de rotación de las trabajadoras de este sector, aludiendo a que el principal motivo de desvinculación en esta industria es por decisión de las trabajadoras “que no soportan el estrés”.

No es que las trabajadoras no soporten el estrés al que son sometidas y que bajo ninguna circunstancia debería de tolerarse en ningún sector. De hecho, son muchas las teleoperadoras que se enfrentan a su jornada medicadas con ansiolíticos y fármacos antidepresivos porque no pueden permitirse una baja, más aún, siendo conscientes de que eso causaría su despido inmediato.

Son insalubres la presión que se ejerce sobre estas trabajadoras y las prácticas de mobbing o acoso laboral que vienen siendo habituales en un sector donde se “normaliza” que se saque de línea a una trabajadora durante tres días, haciéndola ir a su cubículo o cabina para “no hacer nada” esperando la carta de despido, para que sirva de ejemplo a sus compañeras e interioricen qué les pasará si no cumplen sus objetivos.

Práctica tan habitual como que se esperen a que te coloques los cascos para brindarte la carta de despido delante de todas tus compañeras, que observan como recoges rota tu mesa de trabajo. ¿Técnicas motivacionales? No sé a ustedes, pero a mí no me motiva ver levantarse a una compañera con un ataque de ansiedad porque ha descubierto que esta despedida al ser bloqueada en el sistema de llamadas.

Inestabilidad laboral

Quizás ahora entendáis por qué en las páginas de búsqueda de empleo, como Infojobs, todas las semanas aparezcan periódicamente publicitadas por distintas ETT´s vacantes para cubrir los mismos puestos de teleoperadora.

El quid de la cuestión no se centra en la tolerancia o no de las trabajadoras al estrés sino que atiende a los intereses propios de la industria del telemarketing. Para ellos, sólo somos números, si no das las cifras te echan y punto. Tienen un ejército de reserva esperando cubrir tu puesto de trabajo.

Esta realidad acompaña a las trabajadoras durante toda la jornada y, para que no se olvide, se refleja gráficamente en una pizarra donde tienes que apuntar tus objetivos con una doble intencionalidad: controlar y generar competitividad entre las compañeras. “Tanto vendes, tanto vales”.

Esta industria ha implantado en su sistema todos y cada uno de los mecanismos del capitalismo para evitar que las trabajadoras se organicen y luchen por sus derechos, estableciendo como regla prioritaria el “divide y vencerás”.

Esto no solo se aplica en su funcionamiento interno con técnicas como la que acabamos de señalar, sino que además, es cada vez más habitual la deslocalización de los centros de trabajo o la modalidad del teletrabajo para dificultar la organización de las trabajadoras por un lado y, por otro, para aumentar sus beneficios o bien, implantando “sites” (plataformas) en países donde los derechos laborales son papel mojado, o bien, promoviendo la modalidad del teletrabajo donde es la propia trabajadora quien asume una parte de los costes de la producción (internet, luz, material informático…).

De manera que cuando estas empresas presumen de haberse expandido a nivel global creando sites en países suramericanos o del Este por ejemplo, omiten las condiciones laborales que sufren sus trabajadoras en esos países, donde una teleoperadora apenas llega a cobrar 300 euros por la misma jornada que  realizamos aquí por unos 700 u 800 euros.

Asimismo, cada vez es más habitual que una empresa de telemarketing se abastezca de trabajadoras a través de cuatro o cinco ETT´s diferentes. Aumentan sus beneficios reduciendo costes en despidos, bajas e indemnizaciones y se surten de trabajadoras de “categoría B” que sufren un grave deterioro en sus condiciones laborales con continuas altas y bajas por meses e incluso por días, ocupando en no pocas ocasiones, de manera fraudulenta, puestos estructurales de la empresa. Y a su vez, evitan la unidad de acción de las trabajadoras en la defensa de sus derechos laborales.

Otro de los principios básicos por los que se rige la industria del telemarketing se basa en aquello de “el tiempo siempre juega a tu favor”. Y es que si no das tiempo a que las “semillas germinen, difícilmente recogerás una cosecha”. De modo que si las trabajadoras entienden su trabajo en el sector del telemarketing como un lugar de paso, es menos probable que intenten sembrar conciencia para luchar contra la precariedad y la explotación en los Call Centers.

Por contra, no penséis que las empresas invierten recursos en este vaivén de trabajadoras. Las ETT´s y las formaciones no retribuidas con carácter selectivo, son la fórmula idónea para hacer rodar este engranaje que nos somete a una, cuanto menos, desesperante inestabilidad laboral.

Inestabilidad laboral, explotación, temporalidad y trabajo a tiempo parcial son elementos que se reiteran una y otra vez en los sectores altamente feminizados, y por ende precarizados.

Cubiertas por un velo de invisibilidad, las trabajadoras de este sector sufrimos unas condiciones indignas para cualquier ser humano.

El patriarcado se ha encargado de adjudicarnos un papel protagonista en la industria del telemarketing sosteniéndose en estereotipos tales como que las mujeres tenemos una voz más dulce, somos más empáticas, tenemos mayor tolerancia a la frustración…

Características que el rostro amable del capitalismo ha sabido aprovechar para explotar indiscriminadamente a todas las mujeres en este ámbito: estudiantes, mujeres en paro con o sin formación, mujeres nativas y extranjeras, mujeres que ya no son productivas en otros sectores porque su salud física se ha degradado o, porque por su edad, ya no se las considera operativas en sectores tales como la hostelería o la limpieza. Todas con un nexo en común: nuestra condición de clase y de género.

En nuestro sector, se repite el patrón de otros sectores claramente feminizados como lo son: la limpieza, las Kelly´s, la ayuda a domicilio o las trabajadoras domésticas entre otros. Se infravalora nuestro trabajo porque se corresponde con los roles que tradicionalmente el patriarcado nos ha atribuido (limpiar, cuidar… y trabajos que impliquen emociones) y que durante siglos hemos realizado sin retribución alguna.

Y no será el capitalismo quien dé valor a nuestro trabajo, sino que por el contrario, cuando el trabajo se feminiza, las condiciones laborales empeoran. Y esto se debe en gran medida a condiciones estructurales que aumentan sobre nosotras la presión para soportar trabajos mal retribuidos y disminuye nuestras posibilidades de elección, influyendo de manera determinante la doble carga del trabajo reproductivo y de cuidados.

El sistema de producción actual ha sabido beneficiarse de esta doble explotación, y los Call Centers son sin duda, un claro ejemplo de cómo sacar el máximo partido de los roles impuestos por el patriarcado generando empleos precarios, inestables y con una carga emocional que atentan contra la salud de las trabajadoras que encadenadas a sus auriculares te atienden amablemente desde el otro lado de la línea.

Es hora de hacer una llamada a la organización

y a la lucha de las trabajadoras del sector de telemarketing,

¡por nuestros derechos y por un trabajo digno!

¡Es hora de colgar al capitalismo!

Área de la Mujer – SAT Granada

Presentamos nuestra App “SAT Granada”

Presentamos nuestra App “SAT Granada”

Desde la Unión Territorial del SAT de Granada, os presentamos nuestra App para Android.

Esta herramienta pretendemos que sea de gran utilidad para todos los afiliados, militantes y simpatizantes del sindicato. Desde la misma se puede acceder a a contenidos relacionados con Sectores como la Hostelería, Empleadas de Hogar, Campo, Área de Mujeres, etc.

También se puede acceder a la Guía de trabajadoras y trabajadores del Campo, Guía de Elecciones Sindicales, Laboral etc y es posible realizar consultas con la asesoría laboral del sindicato, afiliarse (rellenando la ficha) y tener acceso al canal de YouTube del SAT (Acción Sindical SAT Granada), a noticias de actualidad sindical y social o a las publicaciones de Facebook, Twitter o el propio blog del SAT de Granada.

Esta que os presentamos es la primera edición de la App que vamos a ir mejorando con nuevas versiones y actualizaciones que vayan enriqueciendo, ampliando y haciendo más completa la aplicación y aportando nuevas utilidades y servicios para todas y todos los que estáis comprometidos con el sindicalismo alternativo y de clase 100% andaluz .

¡ Vamos avanzando y construyendo sindicato y aportando herramientas autogestionadas hechas desde la clase obrera para la clase obrera!

Todo ello es gratuito: te puedes descargar la aplicación para Android en Google Play.

https://play.google.com/store/apps/details?id=app.sat.satgranada

 

Empleadas de Hogar: las eternas explotadas.

Empleadas de Hogar: las eternas explotadas.

En el Estado Español, más de 600.000 personas (mujeres en su mayor parte) son empleadas del hogar. Un Sector profesional que celebra hoy, 30 de marzo, su día internacional y en el que existen muchos derechos por los que pelear.

El 32,5% de las trabajadoras del hogar vive bajo el umbral de la pobreza en el Estado Español y la situación es especialmente complicada para una de cada seis, en pobreza severa, que sobreviven con menos de 16 euros al día.

En el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, desde el SAT lamentamos que los empleadores no están abonando las cotizaciones del 36% del trabajo del hogar y por tanto se está prestando en la economía sumergida, “lo que equivaldría a 2.600 millones de euros en salarios y a 820 millones de euros que está perdiendo la Seguridad Social”.

De las más de 550.000 mujeres que trabajan en el empleo del hogar, superan el 32% las que vive bajo el umbral de la pobreza, frente al 12 % del conjunto de personas asalariadas..

El 96% de las personas que están dadas de alta en el Sistema Especial de Empleados de Hogar (dentro del Régimen General) son mujeres, frente a un 4% de hombres. En cifras totales, hay 405.932 personas de alta en febrero de 2019, de las que 387.701 son mujeres y 18.200, hombres; algo que pone de manifiesto que se trata de un sector altamente feminizado y que, culturalmente, es la mujer la que sigue desempeñando las tareas de cuidados y del hogar. Estas cifras, sin embargo, no recogen el amplio número de personas que trabajan en la economía sumergida.

Por ello, desde el SAT seguimos trabajando y denunciando las condiciones de las personas trabajadoras en el Sector del Empleo del Hogar, demandando:

  • La integración en el Régimen General de la Seguridad Social, reconociendo el derecho a la prestación por desempleo, a la baja por enfermedad, al reconocimiento de enfermedades profesionales, en definitiva, a ser considerada una persona trabajadora con plenitud de derechos y obligaciones.
  • La equiparación de las condiciones y derechos laborales del colectivo de empleadas domésticas, promoviendo la ratificación del Convenio nº 189 y su Recomendación nº 201, adoptados en 2011 por la OIT lo que implicaría, entre otras cuestiones, “la libertad de asociación y la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva”.
  • La garantía de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo del sector. Determinar y prevenir los riesgos laborales en el sector, en definitiva, su inclusión en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
  • La protección efectiva frente a toda forma de acoso, abuso y violencia en el trabajo.
  • Profesionalizar el sector, que implica dignificar la realización de las tareas del hogar.
  • Reconocer la cualificación profesional que tienen quienes vienen desempeñando este trabajo. Este reconocimiento debe producirse mediante la acreditación de la experiencia laboral, abriendo un proceso extraordinario en Andalucía . De esta forma se ayudaría a eliminar el trabajo informal en el sector, y a conseguir avanzar en la plena incorporación al Régimen General de la Seguridad Social de las personas que trabajan en el sector, la mayoría de ellas mujeres.

Desde nuestro sindicato, seguimos denunciando el mercado de trabajo informal que cubre las necesidades de muchas familias en los trabajos domésticos y de cuidados, tanto de menores como de familiares dependientes, debido a los recortes que han afectado a las políticas de dependencia y la falta de corresponsabilidad de las Administraciones. Consideramos inviable que en Andalucía , en pleno siglo XXI, continúen trabajando personas sin una cualificación profesional acreditada.

Regulación sobre el trabajo de las empleadas de Hogar.

https://www.mites.gob.es/es/portada/serviciohogar/nueva-regulacion/index.htm

LAS TRABAJADORAS DEL HOGAR TAMBIÉN TENEMOS DERECHOS LABORALES

 

 

El SAT (Sector de Ayuda a Domicilio) ante los paros y protestas anunciados.

El SAT (Sector de Ayuda a Domicilio) ante los paros y protestas anunciados.

SAD Decálogo(2)ANTE LAS CONVOCATORIA DE PROTESTAS EN EL SECTOR DE AYUDA A DOMICILIO (SAD)

QUEREMOS MOSTRAR:

La invisibilidad, feminización y precariedad laboral, mantenida en el tiempo, tanto desde las Administraciones Públicas como de empresas privadas en la que está el personal del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD).

Considerándose éste como un servicio, público esencial y más en este tiempo de pandemia, y contribuyendo a que los dependientes vivan en su entorno, ayudándoles en las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria y en su beneficio psico-social , promocionando su autonomía y desarrollo personal ;a la vez que genera empleo en este sector y en otros , en las ciudades y municipios, evitando al mismo tiempo la despoblación de los núcleos rurales. Favoreciendo el Estado del Bienestar.

Es por ello; por lo que consideramos que para este Servicio se preste en óptimas condiciones tanto para usuarios como para los/las profesionales es necesario unas mejoras sustanciales en los siguientes puntos:

1º Blindaje de la Ley39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia

2º Remunicipalización del SAD.

3º Revisión salarial. Este año se ha fijado en 14,60€/h tras años anclado. Pedimos que

repercuta las subidas precio hora en las auxiliares..

4º Fin de los contratos en fraude de ley.

5º Revisión y/o actualización del VII Convenio Marco Estatal de Servicios de Atención a las Personas Dependientes y Desarrollo de la Promoción de la Autonomía Personal

6º No licitaciones a empresas incumplidoras y/o sancionadas.

7º Respetar y cumplir el Convenio Colectivo mencionado en especial:

a) Sueldos ,trienios, complementos salariales, se reconozca el complemento de

peligrosidad y penosidad ante agentes biológicos,(…Covid1 9..), químicos síquicos, físicos.

b) jornadas completas y continuadas, favoreciendo estabilidad y conciliación laboral.

c) No menos de 1h. por servicio.

d) Epis y material mecanizado adecuado y necesarios.(grúas..).

8º Reconocimiento de enfermedades profesionales.

9º Jubilación anticipada a lo 63 años de edad.

10º Formación continuada y también en Prevención de Riesgos Laborales.

SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras) . SECTOR DE AYUDA A DOMICILIO

8 de marzo combativo. Las mujeres trabajadoras granadinas toman las calles.

8 de marzo combativo. Las mujeres trabajadoras granadinas toman las calles.

Pese a la lluvia y los intentos desmovilizadores del la Subdelegación del Gobierno y la mayoría de la derecha política y la socialdemocracia gobernante y sus esbirros (incluidos CCOO, UGT, etc) las trabajadoras granadinas han vuelto a tomar las calles de nuestra ciudad en una doble convocatoria, además de las que han protagonizado en centros de trabajo, barrios, etc.

Por la mañana y partiendo del “Palacio Müller” sede de la Subdelegación del Gobierno, los sindicatos SAT, y USTEA y la unión estudiantil USE, han protagonizado la marcha sindical que ha recorrido las principales calles de la capital y a la que se han ido uniendo trabajadoras y trabajadores que han secundado la Huelga Feminista, así como otras organizaciones.

Por la tarde ha partido la gran marcha unitaria que ha congregado a miles de mujeres bajo una pertinaz lluvia y que ha concluido en el granadino paseo del salón, marco de las movilizaciones históricas en nuestra ciudad.

Durante todo el día, centros de trabajo, empresas y diversas dependencias de las administraciones publicas han echado el cierre y otros han comprobado que la Huelga Feminista ha sido secundada por miles de trabajadoras en el territorio granadino a pesar del boicot dictado por el gobierno y la derecha política y que CCOO, UGT, CSIF y otros sindicatos no han dudado en obedecer como buenos apagafuegos sociales y revienta huelgas.

La lucha feminista es imparable y el futuro por una sociedad más justa e igualitaria tiene unas claras protagonistas: las mujeres que luchan a través del feminismo combativo y de clase.

CLECE S.A. la verdadera cara de la explotación.

CLECE S.A. la verdadera cara de la explotación.

En la multinacional CLECE trabajan miles de trabajadoras, fundamentalmente en la ayuda a domicilio, limpieza de hospitales o edificios públicos, explotan a estas trabajador@s y se llevan importantes beneficios. Empleos que deberían de ser públicos y que empresas como CLECE, parasitando en los presupuestos públicos, explotan a estas trabajador@s y se llevan importantes beneficios. Empleos feminizados en una estructura social dominada por el patriarcado. El trabajo de estas compañeras es fundamental y prioritario, para que el resto de sectores económicos puedas desarrollarse. Sin embargo estas trabajador@s tienen que soportar la precariedad.salarios de miseria y por si fuera poco, recibir insultos,amenazas y represión sindical. En el siguiente audio el responsable de recursos humanos de CLECE en Almería deja claro, a que se enfrentan las trabajador@s que luchan por sus derechos en la empresa. CLECE tiene que destituir inmediatamente a este responsable de recursos humanos. Machirulos como este, no pueden seguir pisoteando la dignidad de las mujeres y sus derechos laborales. Llego la Hora

¡ En CLECE, trabajo con derechos!

¡ No a la represión sindical

¡ Viva la lucha feminista!

¡ Viva la clase trabajadora!

MESA REDONDA FEMINISTA EN GRANADA.

MESA REDONDA FEMINISTA EN GRANADA.

Esta mañana a las 12h, el Frente Feminista Sindical del que forma parte el SAT junto con USTEA, CGT, CNT y USE ha celebrado una mesa redonda de mujeres trabajadoras en el parque 28 de febrero, en la zona norte de Granada.

La mesa redonda, que ha convocado a más de 60 personas, ha puesto de relieve el papel esencial del trabajo de las mujeres, tanto productivo como reproductivo, y la mayor precariedad y explotación que aún sufrimos por el hecho de ser mujeres.

En primer lugar, Ester Massó Guijarro, compañera de CNT, ha expuesto la mayor violencia y dificultades a las que se están enfrentando las maternidades y la infancia durante la pandemia. Purificación Navarro López, sindicalista de CGT, ha reivindicado la necesidad de unas condiciones de vida digna, con especial atención a la situación de la zona norte, en la que cientos de vecinos se ven afectados por los continuos cortes de luz que afectan no solo a centros escolares, médicos o asistenciales, sino también a los hogares. A continuación, Antonia Milla Melgrarejo, de la asociación Kellys Union Granada, ha expuesto la lucha de las camareras de piso por la mejora de las condiciones laborales del sector de la hostelería y ha reivindicado la derogación de la reforma laboral que facilita la externalización de servicios básicos con la consiguiente precarización de las trabajadoras. Ana Ríos Sánchez, sindicalista de USTEA, nos ha dado una visión de la enseñanza desde un punto de vista feminista y de las mayores dificultades que las docentes, como mujeres, se encuentran en los centros educativos, así como las grandes dificultades que encuentran muchas alumnas para combinar una tele docencia con las tareas de cuidados que ya se les exigen en tanto que mujeres. Por su parte, Saadia Fatih Krid, mujer migrante, nos ha contado de primera mano la crudeza, la explotación y la precariedad a las que se ven sometida las trabajadoras que cuidan de muestros y nuestras mayores, las trabajadoras de la ayuda a domicilio. Uno de los trabajos más esenciales de nuestra sociedad, con una alta exposición al virus en tiempos de pandemia y que se sigue desarrollando en condiciones de temporalidad, sin derechos básicos, con horas extras no pagadas, sin EPIs… Todo ello en su caso sumado a la doble explotación sufrida como mujer migrante. Finalmente la mesa redonda ha concluido con la intervención de nuestra compañera Vanesa Sánchez Martín, sindicalista del SAT, que ha mostrado cómo la dignidad y la lucha de una limpiadora reivindicando sus derechos laborales básicos y denunciando la discriminación sindical sufrida por parte de la Junta de Andalucía ha despertado una ola de solidaridad en toda la ciudad. Se ha sumado a la reivindicación de la derogación de la reforma laboral por parte de las Kellys. Nos ha mostrado cómo sólo mediante la lucha en las calles se conquistan los derechos, y que estando organizadas y unidas es posible perder el miedo y conseguir victorias.

En general, esta mesa redonda ha puesto en el centro del debate la situación del trabajo de las mujeres y la necesidad de seguir luchando y autoorganizándonos en la conquista de nuestros derechos.

Las acciones en torno al 8 de marzo, día Internacional de la Mujer Trabajadora, continuarán con una concentración convocada a las 12h frente a la subdelegación del gobierno y con la participación del frente sindical en la manifestación a las 18h desde el Triunfo.

Por un 8M de clase y combativo! Mujer, organízate y lucha!

¡¡¡Feminismo de clase contra el patriarcado y el capital!!!

¡¡¡Feminismo de clase contra el patriarcado y el capital!!!

Este 8 de Marzo, día Internacional de la mujer trabajadora, los sindicatos de clase y combativos, SAT, CNT-AIT, CGT, USTEA y USE volvemos a juntar nuestras fuerzas y salimos a las calles una vez más para reivindicar nuestros derechos como mujeres trabajadoras y para luchar contra toda situación de opresión y explotación que vivimos como clase bajo el sistema capitalista en todos los ámbitos de nuestras vidas.

Nos sobran los motivos para volver a las calles. La crisis social y sanitaria en la que nos encontramos está golpeando duramente al conjunto de la clase trabajadora. El 2020 termina en Andalucía con casi un millón de parados más, lo que supone una tasa de paro del 23%, de las más altas del Estado. Algo que ha afectado de forma más dura a las mujeres obreras. La tasa de paro femenino en nuestra tierra alcanza la cifra de 27%, en comparación con la masculina de un 19%. De nuevo esta crisis evidencia la situación de precariedad laboral y desigualdad en los sectores más feminizados.

Además, debemos tener en cuenta que en estos datos no se contabilizan las trabajadoras en situación actual de ERTE, que muy posiblemente se sumarán a las cifras del paro, lo que indica que la situación es bastante peor. También se quedan fuera de los datos todos aquellos trabajos no regularizados de miles de mujeres empleadas en hogares o sin contratos.

Cartel acto 6 de Marzo

Además del paro, también la precariedad la sufrimos nosotras de forma más intensa. La brecha salarial entre hombres y mujeres, en Andalucía es de un 24,4%, el 74% de los contratos a tiempo parcial son desempeñados por mujeres, y en los últimos años el 70 % de las mujeres reciben una pensión por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. Esto se debe precisamente al sistema capitalista y a su división sexual del trabajo que, en consecuencia, nos deja a nosotras las tareas domésticas y de cuidados, aquellas que tienen que ver con la reproducción. Evidenciando que, sin la destrucción de este sistema económico actual, no conseguiremos desmontar las opresiones que cualquier mujer obrera sufre dentro y fuera de la familia o de su puesto de trabajo. El paro y nuestra precariedad son inherentes al capitalismo.

Por otra parte, la crisis sanitaria también ha puesto encima de la mesa la importancia de muchos trabajos invisibilizados pero que son esenciales para el mantenimiento de la vida y nuestra sociedad. Los empleos de la rama sanitaria y de cuidados esenciales, sobre todo en enfermería, residencias y cuidados de asistencia en general están desempeñados por mujeres (84%) las cuales ponen en riesgo su salud al estar en los trabajos más críticos de la pandemia. Esto también puede verse en la situación de sobre explotación y extrema precariedad de dependientas, limpiadoras y compañeras jornaleras en el campo, las cuales además son en su mayoría inmigrantes. Se pone así de manifiesto la vulnerabilidad de las mujeres obreras en los periodos de crisis.

Además, los datos muestran cómo nos incorporamos al mercado laboral en las peores condiciones de empleo debido al rol de cuidadoras asignado que nos obliga a llevar el peso del conjunto de trabajos reproductivos, realizando así un trabajo invisibilizado, no remunerado y relegándonos a una categoría secundaria o de doble jornada laboral, no reconocida. A la situación actual de crisis provocada por la pandemia se suman las reformas y las políticas de privatizaciones y recortes en servicios públicos, fundamentalmente en sanidad y educación que venimos sufriendo durante años y que han recaído especialmente sobre las mujeres viéndose forzadas a asumir esas tareas en la casa y siendo las mayores víctimas de despidos, de los recortes en servicios públicos pero también de las reformas laborales y de pensiones.

Cartel 8n de marzo (Mani Sindical).

En ese sentido las mujeres jóvenes sufren la mayor tasa de paro, esto repercute en su situación directamente, son relegadas a trabajos sin contratación legal o con contratos basura. No es coincidencia que la mayoría de estudiantes se dediquen parcialmente al sector servicios o a cubrir puestos temporales en el campo. Las universitarias, además, son actualmente uno de los sectores en los que más ha aumentado la tasa de prostitución, esto demuestra que los estudios post obligatorios no son accesibles para todas y que precisamente en estos tiempos de pandemia ninguna institución universitaria ha tomado medidas económicas eficaces para paliar esta situación.

Actualmente seguimos en periodo on line en casi todas las universidades andaluzas, un tipo de enseñanza que no se ajusta a las necesidades de muchas estudiantes de clase obrera que no pueden conciliar o a las que la brecha tecnológica no les permite estudiar adecuadamente.

En este sentido, el teletrabajo y “telecole”, ha llegado para quedarse, presentándose por parte de gobiernos y patronal como una medida para la conciliación familiar. Esta medida ha supuesto un gran retroceso en derechos con un aumento descontrolado del horario laboral invadiendo el ámbito de lo privado, provocando un aumento significativo de situaciones de ansiedad, estrés y demás problemáticas psico-emocionales, principalmente en las mujeres, que han tenido que desempeñar las dos jornadas laborales (la productiva y la de cuidados) en el mismo espacio y al mismo tiempo. Esta situación de teletrabajo desregulado está suponiendo, además, situaciones de gran aislamiento pues elimina por completo los espacios de socialización del ámbito laboral, dificultando cuando no impidiendo que se establezcan lazos y relaciones de compañerismo, apoyo y solidaridad, cuestiones básicas para poder organizarse y desarrollar una acción sindical colectiva.

Hostelería 8 de marzo 2021

En esta situación, tanto el gobierno de la Junta de Andalucía como el gobierno estatal no han tomado medidas suficientes para solucionar la problemática, todo lo contrario.

Muchas de las promesas del gobierno central se han quedado por el camino y las medidas adoptadas ante la situación van en la línea de salvar a las empresas a costa del conjunto de la clase trabajadora y más concretamente de las mujeres trabajadoras. No se han parado los desahucios, ni los despidos, ni se han tomado medidas reales para asegurar la conciliación de los cuidados, las ayudas a las empleadas del hogar, en su mayoría inmigrantes, han sido totalmente insuficientes, y no han respondido a la realidad de todas las trabajadoras sin contratos que han quedado totalmente excluidas de toda ayuda; ni siquiera se han puesto medios adicionales para hacer frente de forma urgente a la situación a la que se llevaba a cientos de mujeres: la de confinarlas con sus agresores y violadores.

Asimismo, debemos señalar las situaciones de violencias a las que se enfrenta el colectivo trans diariamente. Muchas, la gran mayoría de clase obrera, son expulsadas de espacios de lucha y rechazadas ante los sectores más reaccionarios de la población. No podemos olvidar que representan un porcentaje muy alto de mujeres silenciadas, torturadas y sobrexplotadas, siendo en muchos casos su única vía de supervivencia la prostitución. Debemos señalar que si bien la propuesta de ley trans representa un avance para los derechos del colectivo, no significará el fin de la precariedad y discriminación hacia nuestras compañeras. Solo mediante la organización y la lucha podremos hacer conquista de todos los derechos que necesitamos como mujeres obreras, cis o trans.

Por todo esto, desde las calles y organizadas continuaremos exigiendo: acabar con la brecha salarial y con las jornadas parciales impuestas, así como medidas reales para la conciliación familiar, socialización de los trabajos de cuidados (escuelas infantiles desde los 0 años, centros de mayores, comedores y residencias públicas y gratuitas); la derogación de las reformas laborales que nos precarizan aún más, garantizar las pensiones y su aumento, especialmente de las pensiones no contributivas que son percibidas en su mayoría por mujeres; por una educación pública, gratuita, feminista y para todas, por unos protocolos anti acoso eficaces, por una sanidad pública y gratuita donde se garanticen todos los derechos sexuales y reproductivos, como el derecho al aborto libre y el, derecho a la libre autodeterminación de género, el cierre de los CIES, la derogación de la ley de extranjería que condena a nuestras compañeras inmigrantes , y medias reales para terminar con la violencia machista.

WhatsApp Image 2021-03-04 at 19.49.51

El próximo 8 de marzo reivindicamos un feminismo de clase y saldremos a la calle defendiendo un feminismo que cuestione las limitaciones que conlleva la vía institucional, que no es más que un lavado de cara de las instituciones del Estado y de aquellos partidos que velan por los intereses de la burguesía. Entendiendo que las reivindicaciones y la lucha de las mujeres trabajadoras deben ser la lucha del conjunto de la clase trabajadora y que sólo la autoorganización, las huelgas y la movilización contra este sistema que nos oprime y explota permitirán una verdadera liberación de las mujeres.

¡NI PATRIARCADO NI CAPITAL! ¡MUJERES OBRERAS EN LUCHA!

Cartel 8M SAT

El SAT, Sector de Hostelería, ante el 8 de marzo. ¡Huelga feminista!

El SAT, Sector de Hostelería, ante el 8 de marzo. ¡Huelga feminista!

Este próximo 8 de marzo, desde el Sector de Hostelería y Turismo SAT reafirmamos nuestro compromiso con lucha feminista y la emancipación de la mujer. En un año difícil para todos y todas, proponemos poner la situación laboral de la mujer en el centro del debate.

La situación del COVID ha traído muchas dificultades que hace un año parecían pura imaginación. A través de estos meses, no solos los confinamientos han sido noticia, sino también la situación cada vez más precaria de la clase trabajadora. Dentro de este contexto, la situación desigualdad nos coloca a las mujeres en una posición de especial vulnerabilidad, sufriendo los peores estragos del desempleo y la pobreza.

Nuestros trabajos precarios, sin contratos y en empleos que nos hacen poco visibles, como son los cuidados, el campo o la limpieza, nos han dejado fuera de las prestaciones sociales. Trabajos muy poco valorados pero que nunca pararon cuando todo lo demás lo hizo: Las jornaleras continuaron trabajando la tierra, las cuidadoras no abandonaron a las personas dependientes, ni las limpiadoras faltaron en los edificios públicos ni sanitarios. En muchos casos, la situación de teletrabajo, mal planteada y sin recursos necesarios, nos han obligado a lidiar con nuestros puestos laborales a la vez que cuidábamos de menores o ayudábamos con las tareas escolares, dando lugar a dobles jornadas laborales simultáneas. Necesitamos una buena implementación de las condiciones de las tele-trabajadoras, que no nos obliguen a decidir entre los cuidados y el mantener nuestro puesto laboral.

Hostelería 8 de marzo 2021

Hacemos una mención especial a todas aquellas compañeras sanitarias, que han sabido gestionar esta crisis lo mejor que han podido, sosteniendo sobre sus hombros un sistema sanitario debilitado y desposeído de sus recursos. Seguiremos luchando por una mejora de la situación laboral del personal del sistema sanitario y de todas las que trabajaban en las diferentes labores que se dan en los hospitales, centros de salud, etc, por una seguridad en sus empleos y por una Sanidad Pública a la altura del personal laboral que en él trabaja. Esas propuestas y deseos las hacemos extensivas a todas las trabajadoras del sector y servicios públicos que sufren el ataque privatizador y desmantelador de lo público por parte de la Junta de Andalucía, la mayor parte de ayuntamientos y del gobierno del Estado español.

Además de la situación producida por el Covid, nuestra provincia sigue sufriendo los estragos del abandono institucional, siendo una tierra de desempleo y de mucha emigración. Familias que siguen viendo partir a sus hijos e hijas hacia otros territorios, vaciando de futuro nuestras ciudades y municipios y de otras que aquí llegan para padecer explotación, racismo y abusos. Este 8 de marzo, desde el SAT hacemos un llamamiento a las instituciones y las instamos a creen un plan integral de empleo en nuestro territorio, que nos ayude a poder retornar o a no tener que seguir marchándonos de ella y que este plan mire hacia el futuro dignificando trabajos como los de la Hostelería y encaminando el futuro hacia un modelo productivo propio que cree autentico valor añadido. Queremos vivir y trabajar dignamente en nuestra tierra y que así lo hagan nuestras hijas e hijos .

De igual manera, seguimos recordando la situación de exclusión y de desigualdad que sufren las mujeres jornaleras en el campo de Granada y en sus almacenes de manipulado. Una situación nada novedosa y que viene repitiéndose décadas, y que supone la no contratación de estas mujeres en la mayoría de los casos. Esto supone la expulsión del mercado laboral de miles de mujeres y, más aún, cuando de los 45 años en adelante. Una situación injusta, que es el resultado de un machismo que aún perdura en nuestros campos. Exigimos inspecciones de Trabajo que denuncien esta situaciones y Planes de Igualdad también en los tajos que nos permitan superar esta realidad.

Sin más, desde La Unión Territorial del SAT de Granada, seguimos animando a luchar por el reconocimiento pleno de las trabajadoras, el reparto equitativo de los recursos y el fin del machismo en nuestros centros laborales.

Andaluza, este 8 de marzo ¡Organízate y lucha! Si nosotras paramos se para el mundo. Por una Huelga General Feminista que visibilice nuestro papel en la sociedad y nos permita luchar y reivindicar una igualdad real

WhatsApp Image 2021-03-04 at 19.49.51