CONFLICTO COLECTIVO CONTRA CLECE, POR NUESTRA SALUD Y POR NUESTROS DERECHOS.

El miércoles 14 de abril, se celebran la vista y testifical de la demanda de conflicto colectivo presentada por la sección sindical en la Ciudad Sanitaria Virgen de las Nieves de Granada del Sindicato Andaluz de Trabajadores y Trabajadoras (SAT) frente a CLECE, S.A.

Los compañeros y compañeras (muy mayoritaria la presencia de ellas en la plantilla) del SAT en los centros sanitarios públicos que se engloban en la Ciudad Sanitaria citada llevan años peleando por una serie de derechos básicos que desde la dirección de CLECE – y con la connivencia del Servicio Andaluz de Salud, la dirección del centro hospitalario y CCOO – se les niegan permanentemente.

El derecho a un local sindical, la entrega de la ropa de trabajo que les corresponde por convenio colectivo, disponer de un recinto donde poder descansar y sentarse mientras transcurre el “tiempo de bocadillo”, la negativa a dejarles participar en el Comité de Salud Laboral, etc no son más que unos pocos de los derechos que se les sustraen a las mujeres y hombres que cada día se ocupan de la limpieza y el saneamiento de unas instalaciones sanitarias que se han visto en los pasados meses saturadas de pacientes y plenas de injusticias desde hace años.

Pero si existe una demanda reiterada y que adquiere una dimensión e importancia capital en tiempos de pandemia, esa es la de que CLECE debe lavar y desinfectar la ropa de trabajo de todas y todos los trabajadores que desempeñan sus funciones en la limpieza sanitaria. La cuestión de que el gigante empresarial, CLECE, cumpla con lo dispuesto en el art. 7 del Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo en relación con los limpiadores, se ha convertido en una lucha de largo recorrido que preocupa sobremanera a los delegados del SAT en la empresa.

La realidad es que CLECE se hace cargo del lavado y descontaminación de la ropa de trabajo de los limpiadores que se ocupan de la manipulación de residuos ( una minoría), pero no se hace cargo del lavado y descontaminación de la ropa de trabajo del resto de limpiadoras. Sin embargo,CLECE debe encargarse de la limpieza y descontaminación de la ropa de trabajo de todos los limpiadores, porque todos están expuestos a riesgos Biológicos durante la realización de sus tareas de limpieza.

Desde el año 2014 la Inspección de Trabajo ha conminado y sancionado reiteradamente a CLECE por negarse a cumplir por lo dispuesto en la ley y que a causa de ese incumplimiento, en la actualidad y en tiempos de Covid, obliga a las trabajadoras a transportar uniformes contaminados en transportes públicos y privados hasta que llegan a sus casas donde deben acometer las tareas de el lavado de la ropa de trabajo. La empresa «echa cuentas» y prefiere seguir pagando multas a cumplir con la legalidad y dejar de poner en riesgo a trabajadores y pacientes.

El artículo 7 del Real Decreto 664/1997 de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo dispone en su punto 3:” Al salir de la zona de trabajo, el trabajador deberá quitarse las ropas de trabajo y los equipos de protección personal que puedan estar contaminados por agentes biológicos y deberá guardarlos en lugares que no contengan otras prendas”.

Y en su punto “4. El empresario se responsabilizará del lavado, descontaminación y, en caso necesario, destrucción de la ropa de trabajo y los equipos de protección a que se refiere el apartado anterior, quedando rigurosamente prohibido que los trabajadores se lleven los mismos a su domicilio para tal fin.”

Y el art. 4.5 del Real Decreto 664/1997, señala que “si los resultados de la evaluación revelan que la actividad no implica la intención deliberada de manipular agentes biológicos o de utilizarlos en el trabajo, pero puede provocar la exposición de los trabajadores a dichos agentes, se aplicarán las disposiciones de los artículos 5 al 13 de este Real Decreto, salvo que los resultados de la evaluación lo hiciesen innecesario.

De lo expuesto en el apartado de hechos de la demanda presentada por el SAT se desprende sin ninguna duda el incumplimiento por parte de CLECE de lo establecido en los artículos 7.4 y 4.5 del Real Decreto 664/2017, puesto que debiendo encargarse del lavado y descontaminación de la ropa de trabajo, no lo hace.

Igualmente, CLECE incumple la normativa de Prevención de Riesgos Laborales creando un riesgo grave para la integridad física y la salud de los trabajadores afectados porque de la Evaluación de Riesgos Laborales de los centros de trabajo se constata que todos los limpiadores están expuestos a riesgos biológicos.

Junto con las denuncias ante la Inspección de Trabajo y que ya se manifiestan como insuficientes y poco efectivas para obligar al cumplimiento de la Ley, el compañero del SAT en el comité de empresa y la representante del sindicato al frente de la sección sindical, junto con las afiliadas del sindicato, han presentado denuncias ante la fiscalía, celebrado ruedas de prensa y organizado diversos actos de denuncia pública, para acabar presentando un Conflicto Colectivo que habrá de resolverse el miércoles 14 de abril.

Dato curioso y de destacar es el comportamiento cómplice de CCOO -con mayoría en el comité de empresa- que es el mejor aliado de CLECE: maniatando a las trabajadoras, acallando sus protestas, monopolizando el Comité de Salud Laboral en beneficio de la empresa y negándose a adoptar resoluciones que terminen con los abusos del especulador multimillonario Florentino Pérez.

La última y sorprendente actuación de los encargadíllos de Comisiones Obreras ha sido la de escenificar un acuerdo con CLECE mediante el cual se lavará y desinfectará la ropa de algunas trabajadoras, a voluntad del empresario y previa aceptación de las solicitudes que se presenten. Esto se ha hecho ante la inminente llegada del día en que en los juzgados de lo Social de Granada se dirimirá en conflicto planteado por el Sindicato Andaluz de Trabajadoras y Trabajadores.

«Con el SAT Andalucía no se vende, es una de las consignas sindicales de nuestra organización: no se vende ni nuestra tierra, ni los derechos y la dignidad de las mujeres y hombres que desde sus puestos de trabajo llevan años haciéndose cargo de un servicio fundamental como es la limpieza de las instalaciones sanitarias, trabajo que durante estos tiempos de pandemia ha pasado a convertirse en trascendental para toda la sociedad andaluza.

Sección Sindical del SAT en CLECE , Ciudad Sanitaria Virgen de las Nieves, Granada,

Autogestión hortícola y agricultura agroecológica.

Autogestión hortícola y agricultura agroecológica.

Dentro de las las jornadas de Resistencia Alimentaria y Soberanía Alimentaria organizadas por el Sindicato de Obrera/os del Campo, Sindicato Andaluz de Trabajadora/es SOC-SAT con la colaboración de Ecologistas en Acción de Andalucía, se presenta mañana lunes 12 de abril a las 20.00h su  quinta ponencia.
En esta ocasión sobre “Autogestión Hortícola y Cooperativas Agroecológicas”, impartida por la agricultora bióloga María Sevilla Rogado, hermana de la Tierra especializada en técnicas y prácticas de cultivo ecológico.

Carta abierta de una trabajadora de Ayuda a Domicilio

Carta abierta de una trabajadora de Ayuda a Domicilio

A continuación reproducimos la “carta abierta· remitida por nuestra compañera Saadia, trabajadora de Ayuda a Domiclio, al diario IDEAL de Granada:

He sido hasta hace unos días trabajadora de ayuda a domicilio en la empresa que presta ese servicio para el Ayuntamiento de Granada: ARQUISOCIAL.

            En los casi seis años que he trabajado con ellos, con un contrato de diez horas/día los sábados y domingos, me han hecho trabajar multitud de horas extras en días festivos ajenos a mi contrato (todos los festivos de Navidad, Semana Santa, cualquier festivo que no cayera en sábado y domingo) sin pagarme ni una hora. Mi salario es de menos de 6 euros la hora, y eso en meses en que solo hayamos trabajado sábado y domingo. Las horas extras que me obligaban a hacer, nunca me las pagaron ni me las compensaron de cualquier otra manera (con días añadidos de vacaciones ni nada similar). Me obligaron a hacer servicios que necesitarían al menos dos personas, porque la persona asistida pesa mucho, o tiene  problemas graves de desequilibrio mental y es peligrosa, o está recién operada y es peligroso moverla, etc., y hay que lavarla, vestirla, moverla, llevarla al aseo, darle de comer, etc. etc.  Eso hacía que nuestro servicio (el mío y el de compañeros/as en igual situación) sea peligroso tanto para la empleada que tiene que asistir, como para la persona asistida.

            En todo el tiempo de pandemia, todo el material de protección que me han dado, y tarde, han sido dos mascarillas quirúrgicas (en dos años). Tuve el covid, del que todavía arrastro secuelas, y en mi baja médica incluso tuvieron la desfachatez de que el doctor de la empresa me llamara para presionarme a ir a trabajar, a pesar de mi baja médica.

            El 2 de este mes de marzo, superada física y emocionalmente y con una profunda crisis personal, decidí darme de baja de la empresa presentando un escrito  en el que explicaba los motivos de mi renuncia a trabajar con ellos. Pero me obligaron a entrar a solas en una sala y entre tres empleados de la oficina me presionaron para firmar un escrito alternativo de renuncia, a mano, en el que solo hiciera constar mi deseo de renunciar a trabajar en la empresa, sin explicar motivo alguno.

            No creo que el servicio que presta esa empresa tenga un mínimo de calidad; ni siquiera de humanidad, tanto para los empleados como para los asistidos. Y puesto que  el Ayuntamiento de Granada los ha subcontratado para hacer el servicio de asistencia a domicilio, tiene también responsabilidad de que se haga dignamente.

            Le agradeceré mucho que dé a conocer en su periódico en la sección Cartas al Director lo que viene ocurriendo en la prestación del servicio de ayuda a domicilio de la ciudad de Granada

            En Granada, a 5 de marzo de 2021.

Saadia Fatih Krid.

Exempleada de Arquisocial en el servicio de ayuda a domicilio de Granada.

LO QUE SE ESCONDE AL OTRO LADO DE LA LÍNEA

LO QUE SE ESCONDE AL OTRO LADO DE LA LÍNEA

Suena tu teléfono, y una cálida voz, que por regla general es de mujer, te ofrece un maravilloso producto o servicio que hasta ese momento tú no sabías que necesitabas. Atiende a todas y cada una de tus palabras generando un clímax de confianza, que convierte una fría llamada en una atención totalmente personalizada.

Sin duda, se requiere de mucha profesionalidad para hacer esto reiterativamente llamada tras llamada, sin descanso y con un margen de segundos para clasificar o agendar la última llamada y dar paso a la siguiente. Para mantener la “sonrisa telefónica” durante una dura jornada marcada al ritmo de los “no me interesa”, “te voy a denunciar”, “sois unas pesadas”, “deja ya de molestar h… de p…”. Y soportar la presión que ejerce sobre ti tu coordinador porque no llegas a los objetivos con la inminente amenaza de despido a tus espaldas.

Este es el día a día de una trabajadora en el sector del telemarketing. Solo tenemos que analizar las condiciones objetivas que se vienen dando en los llamados Call Centers (centros de llamadas) o en su nueva y “ventajosa” modalidad de teletrabajo, para deducir que una vez más, la precariedad tiene rostro de  mujer.

Portada del sexto número de la revista El Duende, publicado el 7 de diciembre de 1913: incluía un reportaje sobre las precarias y abusivas condiciones laborales de las telefonistas. Más de 100 años después, las cosas siguen igual.

Contratos a tiempo parcial de 20 a 30 horas con salarios de miseria

El salario medio de una teleoperadora oscila entre los 400 y los 800 euros de media. No son pocas las mujeres que tienen que sustentar a sus familias con esta miseria perpetuando su situación precaria y de pobreza.

Sin embargo, se anuncia a bombo y platillo en los medios la proliferación de estas empresas, Como UNISONO, SITEL, COMDATA, KONECTA… “Pro y feministas” que generan empleo pensando en las mujeres que tienen que conciliar su vida laboral con el ámbito doméstico y de cuidados.

Lo que no dicen estos medios es el discurso que estas empresas se reservan para sus colmenas telefónicas: “No podemos ampliaros la jornada porque a partir de “X” horas dejáis de ser productivas”…, “si tenéis que cerrar alguna venta fuera de horario laboral es asunto vuestro, entendemos que tenéis que llegar a los objetivos pero ese tiempo de trabajo no se remunera”… “Sois unas privilegiadas, trabajáis pocas horas y tenéis un salario fijo más los incentivos”.

Esta última sentencia se merece un punto y aparte para aclarar, a quienes no conocen el funcionamiento interno de este sector, cómo funcionan los incentivos por objetivos. Por un lado, siempre se cobran a posteriori, es decir, al mes siguiente, y si te despiden antes no los ves. Y por otro lado, desde hace relativamente poco tiempo se ha implantado el sistema de puntos, de manera que tú no recibes dinero por tus objetivos, sino que se te asigna una cantidad de puntos que tú puedes canjear en una página web que la empresa pone a tu disposición con una serie de artículos (elípticas, televisores, viajes…) para que los compres o los canjees pagando una tarjeta donde puedes ingresar el dinero que compres.

No es difícil entender que para una trabajadora que no llega a final de mes no es precisamente motivacional comprar un aparato de última tecnología cuando no puede llenar su frigorífico para comer.

Síndrome crónico de estrés

Hilando con el apartado anterior, hemos de señalar este sistema de incentivos como una de las principales fuentes causantes del estrés, la ansiedad y los ataques de pánico que sufren diariamente las trabajadoras de este sector, siendo un 30% del total de las empleadas las que padecen un síndrome crónico de estrés.

Es un hecho que si no cumples los objetivos, es decir, si no eres “productiva”, suena “la llamada exprés del despido”.

Caeríamos en la simplicidad si justificáramos el alto índice de rotación de las trabajadoras de este sector, aludiendo a que el principal motivo de desvinculación en esta industria es por decisión de las trabajadoras “que no soportan el estrés”.

No es que las trabajadoras no soporten el estrés al que son sometidas y que bajo ninguna circunstancia debería de tolerarse en ningún sector. De hecho, son muchas las teleoperadoras que se enfrentan a su jornada medicadas con ansiolíticos y fármacos antidepresivos porque no pueden permitirse una baja, más aún, siendo conscientes de que eso causaría su despido inmediato.

Son insalubres la presión que se ejerce sobre estas trabajadoras y las prácticas de mobbing o acoso laboral que vienen siendo habituales en un sector donde se “normaliza” que se saque de línea a una trabajadora durante tres días, haciéndola ir a su cubículo o cabina para “no hacer nada” esperando la carta de despido, para que sirva de ejemplo a sus compañeras e interioricen qué les pasará si no cumplen sus objetivos.

Práctica tan habitual como que se esperen a que te coloques los cascos para brindarte la carta de despido delante de todas tus compañeras, que observan como recoges rota tu mesa de trabajo. ¿Técnicas motivacionales? No sé a ustedes, pero a mí no me motiva ver levantarse a una compañera con un ataque de ansiedad porque ha descubierto que esta despedida al ser bloqueada en el sistema de llamadas.

Inestabilidad laboral

Quizás ahora entendáis por qué en las páginas de búsqueda de empleo, como Infojobs, todas las semanas aparezcan periódicamente publicitadas por distintas ETT´s vacantes para cubrir los mismos puestos de teleoperadora.

El quid de la cuestión no se centra en la tolerancia o no de las trabajadoras al estrés sino que atiende a los intereses propios de la industria del telemarketing. Para ellos, sólo somos números, si no das las cifras te echan y punto. Tienen un ejército de reserva esperando cubrir tu puesto de trabajo.

Esta realidad acompaña a las trabajadoras durante toda la jornada y, para que no se olvide, se refleja gráficamente en una pizarra donde tienes que apuntar tus objetivos con una doble intencionalidad: controlar y generar competitividad entre las compañeras. “Tanto vendes, tanto vales”.

Esta industria ha implantado en su sistema todos y cada uno de los mecanismos del capitalismo para evitar que las trabajadoras se organicen y luchen por sus derechos, estableciendo como regla prioritaria el “divide y vencerás”.

Esto no solo se aplica en su funcionamiento interno con técnicas como la que acabamos de señalar, sino que además, es cada vez más habitual la deslocalización de los centros de trabajo o la modalidad del teletrabajo para dificultar la organización de las trabajadoras por un lado y, por otro, para aumentar sus beneficios o bien, implantando “sites” (plataformas) en países donde los derechos laborales son papel mojado, o bien, promoviendo la modalidad del teletrabajo donde es la propia trabajadora quien asume una parte de los costes de la producción (internet, luz, material informático…).

De manera que cuando estas empresas presumen de haberse expandido a nivel global creando sites en países suramericanos o del Este por ejemplo, omiten las condiciones laborales que sufren sus trabajadoras en esos países, donde una teleoperadora apenas llega a cobrar 300 euros por la misma jornada que  realizamos aquí por unos 700 u 800 euros.

Asimismo, cada vez es más habitual que una empresa de telemarketing se abastezca de trabajadoras a través de cuatro o cinco ETT´s diferentes. Aumentan sus beneficios reduciendo costes en despidos, bajas e indemnizaciones y se surten de trabajadoras de “categoría B” que sufren un grave deterioro en sus condiciones laborales con continuas altas y bajas por meses e incluso por días, ocupando en no pocas ocasiones, de manera fraudulenta, puestos estructurales de la empresa. Y a su vez, evitan la unidad de acción de las trabajadoras en la defensa de sus derechos laborales.

Otro de los principios básicos por los que se rige la industria del telemarketing se basa en aquello de “el tiempo siempre juega a tu favor”. Y es que si no das tiempo a que las “semillas germinen, difícilmente recogerás una cosecha”. De modo que si las trabajadoras entienden su trabajo en el sector del telemarketing como un lugar de paso, es menos probable que intenten sembrar conciencia para luchar contra la precariedad y la explotación en los Call Centers.

Por contra, no penséis que las empresas invierten recursos en este vaivén de trabajadoras. Las ETT´s y las formaciones no retribuidas con carácter selectivo, son la fórmula idónea para hacer rodar este engranaje que nos somete a una, cuanto menos, desesperante inestabilidad laboral.

Inestabilidad laboral, explotación, temporalidad y trabajo a tiempo parcial son elementos que se reiteran una y otra vez en los sectores altamente feminizados, y por ende precarizados.

Cubiertas por un velo de invisibilidad, las trabajadoras de este sector sufrimos unas condiciones indignas para cualquier ser humano.

El patriarcado se ha encargado de adjudicarnos un papel protagonista en la industria del telemarketing sosteniéndose en estereotipos tales como que las mujeres tenemos una voz más dulce, somos más empáticas, tenemos mayor tolerancia a la frustración…

Características que el rostro amable del capitalismo ha sabido aprovechar para explotar indiscriminadamente a todas las mujeres en este ámbito: estudiantes, mujeres en paro con o sin formación, mujeres nativas y extranjeras, mujeres que ya no son productivas en otros sectores porque su salud física se ha degradado o, porque por su edad, ya no se las considera operativas en sectores tales como la hostelería o la limpieza. Todas con un nexo en común: nuestra condición de clase y de género.

En nuestro sector, se repite el patrón de otros sectores claramente feminizados como lo son: la limpieza, las Kelly´s, la ayuda a domicilio o las trabajadoras domésticas entre otros. Se infravalora nuestro trabajo porque se corresponde con los roles que tradicionalmente el patriarcado nos ha atribuido (limpiar, cuidar… y trabajos que impliquen emociones) y que durante siglos hemos realizado sin retribución alguna.

Y no será el capitalismo quien dé valor a nuestro trabajo, sino que por el contrario, cuando el trabajo se feminiza, las condiciones laborales empeoran. Y esto se debe en gran medida a condiciones estructurales que aumentan sobre nosotras la presión para soportar trabajos mal retribuidos y disminuye nuestras posibilidades de elección, influyendo de manera determinante la doble carga del trabajo reproductivo y de cuidados.

El sistema de producción actual ha sabido beneficiarse de esta doble explotación, y los Call Centers son sin duda, un claro ejemplo de cómo sacar el máximo partido de los roles impuestos por el patriarcado generando empleos precarios, inestables y con una carga emocional que atentan contra la salud de las trabajadoras que encadenadas a sus auriculares te atienden amablemente desde el otro lado de la línea.

Es hora de hacer una llamada a la organización

y a la lucha de las trabajadoras del sector de telemarketing,

¡por nuestros derechos y por un trabajo digno!

¡Es hora de colgar al capitalismo!

Área de la Mujer – SAT Granada

El 8 de abril tenemos una cita con la Libertad de Expresión y nuestros derechos políticos.

El 8 de abril tenemos una cita con la Libertad de Expresión y nuestros derechos políticos.

  

El jueves 8 de abril, a las 19′ 00 horas y con salida desde la Plaza del Carmen, tenemos una cita con una nueva movilización en defensa de la Libertad de Expresión y los derechos políticos que nos asisten a todas y todos los ciudadanos..

Bajo el lema “Libertad para Pablo Hasel y detenidos por luchar y discrepar” y “Por la reforma del Código Penal y por la derogación de la Ley Mordaza”, se desarrollará la manifestación convocada por los sindicatos USTEA y SAT y secundada por numerosos colectivos sociales y políticos granadinos.

Esta movilización y el manifiesto que la acompaña también está apoyada por más de cuatro decenas de personalidades del mundo de la cultura (cantantes escritores, dibujantes, pintores, escritoras, grupos musicales, flamencos, etc) que no han querido dejar pasar la ocasión para sumarse al clamor ciudadano para que, de una vez por todas, desaparezcan los delitos de opinión del código penal, así como para que se deroguen leyes tremendamente represivas y lesivas para los derechos ciudadanos como son la “Ley Mordaza”.

La libertad de Pablo Hasel y de todas y todos aquellos que se encuentran en prisión o han sido represaliados de alguna manera por expresar opiniones divergentes a las del “pensamiento único” será otra de las reivindicaciones que se harán llegar mediante el acto.

A continuación os adjuntamos el manifiesto y las firmas que lo sustentan..

LIBERTAD DE EXPRESIÓN SIN MORDAZA

El pasado domingo 14 de febrero Pablo Hasél fue capturado y llevado a prisión.Pasó a engrosar la lista de las personas que han sido encarceladas desde 2009 por delitos relacionados con la libertad de expresión. En un primer momento se desató la solidaridad ante lo que es una aberración en un estado democrático. Personalidades muy conocidas del mundo de la cultura mostraron su rechazo ante la sentencia que obliga a Hasél a ingresar en prisión, pidiendo su absolución y clamando por la libertad de expresión.Pronto esa situación de solidaridad fue remitiendo y modificándose. Los disturbios relacionados con las manifestaciones de apoyo, los juicios de valor del propio Hasél sobre determinadas organizaciones políticas y personalidades y el revuelto entre anteriores sentencias y denuncias, han sido utilizados para desviar el foco de antención. Han conseguido que el juicio público no se centre en un sistema penal que puede llevarte a la cárcel por emitir opiniones públicas, sino en la supuesta “calidad” del reo y en el “valor” de sus opiniones. Es como si para defender la libertad de expresión de una persona, tuviéramos que compartir su trayectoria y opinión. Una visión estrecha de la libertad de expresión que dibuja un sistema autoritario que no permite la crítica sobre sus instituciones. Sin embargo, la libertad de expresión es la garantía de emitir libremente opiniones, aún a riesgo de no ser compartidas por quienes las reciben. Este sistema autoritario que no permite discrepancias públicas hoy ha venido a por Pablo Hasél, pero mañana puede venir a por toda aquella persona u organización que emita opiniones críticas hacia cualquier institución del estado. Mientras tanto, la campaña de odio de la extrema derecha en Cataluña contra toda una comunidad, la musulmana,para los comicios del 14, con mucha probabilidad no tendrá recorrido judicial alguno.Es por ello por lo que hay que mostrar públicamente nuestro rechazo a esta barbaridad y tejer una movilización que ponga de nuevo el problema sobre la mesa.Tenemos la responsabilidad de situar el debate donde nunca debió salir: no se puede ir a la cárcel por emitir opiniones públicas. Se puede o no estar de acuerdo con Hasél, pero eso no tiene nada que ver con el problema de fondo. En esta escenario se ha hecho del rapero y su entorno un hombre de paja al que poder golpear desde cualquier lado. Así, se ha intentado hacer escarnio de las manifestaciones de apoyo a Hasél y al menos dos personas en Granada estuvieron enprisión preventiva a la espera de juicio. El autoritarismo del sistema se está disparan-do y es responsabilidad de todos y todas pararle los pies.Por ello, las organizaciones y personalidades firmantes hacemos una llama-miento al resto de sindicatos, al mundo de la cultura y a los movimientos sociales para ir hacia una movilización unitaria el próximo 8 de abril que exija lo que parece obvio en cualquier democracia:

– Por la libertad de expresión

.- Por la reforma del código penal y de la Ley Mordaza.-

Por la liberación inmediata de Pablo Hasél.

Firmantes: -Juan Pinilla. Cantaor Flamenco

-El Niño de las Pinturas. Pintor de Arte urbano

-Ángeles Mora. Poeta, Premio Nacional de Literatura

-Amparo Sánchez. Amparanoia. Cantante

-Lucía Sócam. Cantautora y activista-Manuel Gerena. Cantautor flamenco, destacado luchador antifranquista-Antonio Manuel Rodríguez. Porfesor de derecho de la UCO y escritor-Andrés Vázquez de Sola. Pintor, periodista, humorista y Decano de loscaricaturistas españoles-Angélica Carmenate. Profesora de Historia del Arte y comisariaexposiciones Vázquez de Sola -Amaranta Cano. Directora gira Carlos Cano y primogénita del cantantegranadino-Francisco Manuel Díaz. Guitarrista y constructor de guitarras-Eduardo Castro. Periodista, poeta y escritor-José María Carrillo. Cantante, vocalista del grupo Gente del Pueblo-Olalla Castro. Poeta y escritora-Ángel Rodríguez “Chanquete”. Cantaor flamenco-Máximo Daza. Vocalista del grupo Tatamka-Tony Moreno. Eskorzo, cantante-Sagrario Luna. Periodista musical-Marisa Asensio. Productora musical-Iván Lezno. Rapero cantautor- Pedro Hidalgo. Fotógrafo y músico- Ihmaele. Integrante de fausto Taranto. Músico, escritor y compositor.- “Blanca Almendrita”. Cantante y cantaora.- Alberto Sapillo. Músico y compositor.- Carmencita Calavera. Cantante y diseñadora. – El Jose. Cantante

Agricultura Emocional (Conferencia en las jornadas de Resistencia Alimentaria).

Agricultura Emocional (Conferencia en las jornadas de Resistencia Alimentaria).

EL LUNES 5 DE ABRIL prosiguen las Jornadas de RESISTENCIA ALIMENTARIA.

AGRICULTURA EMOCIONAL: CÓMO VIVIR DIGNAMENTE DE UN TROZO DE TIERRA.

En esta ocasión Matías Ruiz, nativo de La Alpujarra, emigró a Francia donde trabajo durante años antes de volver y meterse bajo el plástico en el campo almeriense. Este hombre tuvo el valor de transformarse de un agricultor convencional – con el uso de todos los agrotóxicos y lo que implica- a un campesino comprometido con la agroecología. Está charla cuenta con un toque especial: la emoción del amor por la agricultura y la tierra.

Presentamos nuestra App “SAT Granada”

Presentamos nuestra App “SAT Granada”

Desde la Unión Territorial del SAT de Granada, os presentamos nuestra App para Android.

Esta herramienta pretendemos que sea de gran utilidad para todos los afiliados, militantes y simpatizantes del sindicato. Desde la misma se puede acceder a a contenidos relacionados con Sectores como la Hostelería, Empleadas de Hogar, Campo, Área de Mujeres, etc.

También se puede acceder a la Guía de trabajadoras y trabajadores del Campo, Guía de Elecciones Sindicales, Laboral etc y es posible realizar consultas con la asesoría laboral del sindicato, afiliarse (rellenando la ficha) y tener acceso al canal de YouTube del SAT (Acción Sindical SAT Granada), a noticias de actualidad sindical y social o a las publicaciones de Facebook, Twitter o el propio blog del SAT de Granada.

Esta que os presentamos es la primera edición de la App que vamos a ir mejorando con nuevas versiones y actualizaciones que vayan enriqueciendo, ampliando y haciendo más completa la aplicación y aportando nuevas utilidades y servicios para todas y todos los que estáis comprometidos con el sindicalismo alternativo y de clase 100% andaluz .

¡ Vamos avanzando y construyendo sindicato y aportando herramientas autogestionadas hechas desde la clase obrera para la clase obrera!

Todo ello es gratuito: te puedes descargar la aplicación para Android en Google Play.

https://play.google.com/store/apps/details?id=app.sat.satgranada