SOLIDARIDAD CON LA HUELGA DEL METAL DE CÁDIZ.

SOLIDARIDAD CON LA HUELGA DEL METAL DE CÁDIZ.
(Vídeo; Concentración y corte de la Gran Vía del 23/11/2021  en Granada)

PERO ¿QUÉ OCURRE REALMENTE EN EL SECTOR DEL METAL GADITANO?

 
La situación del sector no se puede entender sin recordar que Cádiz es la segunda provincia con más paro del Estado Español —por detrás de solo está Huelva y Granada no le va a a la zaga—, con un 23,16% frente al 14,57% de media del país. Mientras que las empresas se han aprovechado históricamente de esto, los sindicatos y los trabajadores llevan al menos tres décadas reclamando unas mejoras en sus derechos.
Una serie de trabajadores, que son los que están en plantilla, tienen mejores condiciones, pero la situación empeora para los fijos de las empresas colaboradoras pequeñas y medianas empresas que trabajan para las grandes y, aún más, para los auxiliares. Estos últimos son más de 25.000 gaditanos que viven de los trabajos que encargan grandes empresas a las pequeñas y medianas.
La parte social piden una subida de un 2% este año, medio punto más para el 2022 y un incremento final hasta el 3% en 2023. Sin embargo, la patronal ha propuesto una subida del sueldo menor: un 0,5% para este 2021, siete décimas más para el año próximo y que se consolide en un 1,5% en 2023.
Y todas las mentiras que se cuentan a diario – por parte de unos medios de comunicación que siempre son servidores y voz de los poderosos y criminalizan a los trabajadores y trabajadoras – son parte de una campaña mediática destinada a desacreditar a los huelguistas.
Pedir “que se retire una tanqueta” o presentarse en las movilizaciones obreras para tener un minuto de gloria ante el “ canutazo” de los mass media sirve para bien poco. Mientras que explicar qué está sucediendo realmente y que la feroz represión desatada por el gobierno y sus piquetes vestidos de azul es un servicio prestado a los empresarios para decantar la huelga del lado de los que condenan a los trabajadores a la precariedad y a la miseria es trascendental.
Pero lo verdaderamente importante es asegurar un futuro digno para las vidas de gaditanas y gaditanos, de los de hoy y los de las generaciones venideras. Eso muy pocos lo están haciendo.